Archivos de la categoría 2.3.0 Origen de la Violencia

¿Te has enamorado de un narcisista?

333

Me parece sorprendente el nivel de sufrimiento que una persona tiene que padecer al lado de una pareja narcisista.

 

La pareja se convierte como un satélite, como una extensión de la persona narcisista. Ya que toda persona con marcados rasgos de narcisismo, siempre, siempre, siempre, se consideran especiales, diferentes, dignos de admiración.

El problema no radica en que ellos o ellas se consideren celestiales, sino, en que perciben a los otros, especialmente a la pareja, como inferiores, indignos y no carentes de valor. Para los narcisistas, el valor se encuentra en el grado de admiración. Sí esta no existe, no hay valor, ni amor, ni nada… por mucho que te esfuerces, tu batalla está perdida.

Es difícil estar enamorado y recibir los encantos de alguien que vive enamorado sólo de su persona. Para los hombres o mujeres narcisistas siempre tienen como aliado un sentimiento de soberbia. La soberbia consiste en sobrestimarse más de lo que uno es… Es creer que el mundo existe sólo por mí y para mí. La soberbia empaña los espejos, todo tiene que ser visto bajo mis ojos, bajo mis juicios, que son bastantes, y bajo mi sospecha, que es irritante, y en ocasiones, desconcertante.

hombreSus intereses, sus afectos, sus relaciones, su vida misma redunda en lo que los otros le pueden dar. Es un depredador, de circunstancias, de emociones, de pensamientos y de relaciones. Le eres útil, entonces estará contigo eternamente. No lo eres, te desechará, sin la menor aflicción.

En toda relación ya sea de pareja o no, el narcisista, siempre buscará, una ventaja. Su manipulación, no es consciente, pero siempre tratará, de que exista una ventaja.  Sí su sentimiento es de superioridad, que podemos esperar nosotros los mortales. Por tanto, siempre habrá circunstancias, situaciones, y por supuesto, momentos, en los que uno nunca está a la altura de tal magnificencia.

La vivencia de las parejas, es nunca estar a la “altura”. Sentirse deprimido, lleno de angustia y un profundo sentimiento de insatisfacción. La ansiedad, la depresión, y el sentimiento de malestar, toman lugar, cómo sí, la provocación, fuera nuestra. Casi nos volcamos en la locura.

Cuánto amor puedo esperar de alguien que no me reconoce, que no me ve, ni escucha, y además, que en términos genuinos, no le importa. Para amar a una pareja narcisista, es important que estés dispuesto a formar parte de un séquito de adulación, en donde él o ella, sean tu centro de atención, de lo contrario, tendrás una relación destinada al fracaso.

En lo referente a la relación, las personas de corte narcisistas, requieren de una pareja que les de status, presencia, una sensación de estar en el mundo. Es decir, todo es ficticio en el exterior, porque en el fondo de su alma, son tan desafortunados, se sienten, tan poca cosa, que no atinan a dar destellos de ese gran narcisismo, de su  gran amor a sí mismos.

En el fondo lo que intentan decir es: ¡Cuánta suerte tienes de que YO sea tu pareja! Por supuesto, esto no se hace de manera verbal sino veladamente en las acciones. El profundo agradecimiento debe ser eterno. De lo contrario, se estará expuesto, a la vivencia del infierno emocional. Algunas características del vínculo narcisista:

  • Cuando le hablas de temas importantes para ti, parece no estar atento, sino que se concentra en su egocentrismo?
  • Las conversaciones más importantes son las que tienen que ver con sus intereses, su familia, su trabajo, sus amigos, sus compromisos y todo lo que le corresponde.
  • No admite contradicciones y se muestra intolerante ante la crítica o los desacuerdos, de lo contrario, se molestará y estará resentido.
  • Estará siempre pendiente de exhibir sus encantos en la esfera social. Tu posición social y tu status son de gran importancia para su persona.
  • Te seducirá una y otra vez, porque sus encantos están encaminados no a ti, sino a la admiración incondicional.
  • Es implacable en sus críticas y descalificaciones, y aunque parezca mentira, los destellos de humillación y poner a otros, a los que considera inferiores, en ridículo, es una de sus grandes manipulaciones.
  • No tolera que le digan qué hacer y muchos menos tratándose de comportamientos. Lo que se espera socialmente, la pareja narcisista lo desarrolla muy bien, y todavía más.
  • Afectivamente hablando, nunca sientes que te comprende, que está contigo o que es capaz de estar contigo. En tus logros sentirá una fuerte envidia y en tus momentos obscuros, no puede conectarse a tu sentir.

La humildad, en las relaciones con parejas narcisistas, brilla por su ausencia. En un inicio, el brillo y el resplandor,  es deslumbrante. Pero el impulso por lucirse siempre está en la relación. Es difícil poder ser visto por alguien tan brillante, con tal esplendor.  Las parejas de los narcisistas, se encuentran siempre tratando de subir, de dar el ancho, de intentar “estar a la altura”.

De entrada, sí tienes que correr y trepar emocionalmente hablando, “para estar a la altura” de tu pareja, entonces, dónde queda la relación en pareja? Sí tienes que convertirte en quién no eres para darle gusto a tu deidad, seguramente, cuentas con ciertas carencias afectivas. De manera que, tal vez, es importante que te preguntas:

  • Cómo es que tienes que ser distinta o diferente a lo que eres?
  • En qué momento comprendes que necesitar “dar el ancho”, qué de hecho, no te consideras una persona de altura?
  • Qué vacíos está llenando tu relación que necesitas tanto encanto para poder ser tú?
  • Cuánto te amas a ti, en lugar de amar tanto a tu pareja?

Es necesario, replantearnos y repensar nuestra vida en pareja, sólo entendiendo y comprendiendo, lo que me pasa a mí, podré originar cambios en mi vida, ya sea de pareja o en otras relaciones.

Sin embargo, el análisis y la comprensión se inicia por uno mismo, no por el otro, no por la pareja, sino por el propio Yo. Y, una vez, que yo comprenda mi sufrimiento y mi vinculación con una pareja narcisista, decidir, si quiero seguir ahí o no…

El amor es una experiencia gratificante que conlleva todo tipo de sentimientos y conflictos, sin embargo, amar a alguien que se ama sólo a sí mismo, es una experiencia desgarradora, que deja profundas cicatrices…

Via: www.articuloz.com

 

¿Cómo son las personas narcisistas? (Trastorno narcisista de personalidad)

shutterstock_205361662

 

 

En general, las personas narcisistas transmiten una idea de sí mismas desproporcionadamente positiva, sobrestimando sus habilidades y éxitos. Además, necesitan constante admiración y aprobación por parte de los demás, hacia los que muestran escasa o nula empatía.

Todas las personas somos distintas y tenemos algunos rasgos de los trastornos de personalidad que existen, que son los que nos hacen diferentes a unos de otros. Pero, mientras que un cierto grado de narcisismo o, llamado de otra manera, amor propio es normal, cuando esta forma de ser es extrema supone un problema o trastorno.

 

¿Cómo saber si estás ante una persona narcisista? Según el DSM IV (el manual fundamental que se usa en psiquiatría para diagnosticar los trastornos mentales), una persona podría probablemente ser diagnosticada de trastorno narcisista de la personalidad si cumpliese cinco o más de los siguientes puntos:

  1. Tiene un desproporcionado sentido de su importancia.
  2. Está preocupado por fantasías exageradas de éxito, poder, belleza o amor imaginarios.
  3. Cree que es “especial” y que solo puede ser comprendido o solo puede relacionarse con otras personas que son especiales o de alto estatus.
  4. Exige una admiración excesiva.
  5. Es muy pretencioso, irracionalmente espera tratos de favor o que se cumplan automáticamente sus expectativas.
  6. Explota a los demás en sus relaciones, por ejemplo, saca provecho de ellos para alcanzar sus propias metas.
  7. Carece de empatía: no reconoce o se identifica con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. A menudo envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.
  9. Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.

Este problema, como todos los de índole psicológica, afecta tanto al individuo que lo padece, incapaz de establecer relaciones saludables, como a quienes le rodean, ya que sufren por su falta de empatía y egocentrismo.

Ser bueno solamente consigo mismo es ser bueno para nada.
(Voltaire)

En el narcisista, su valoración de sí mismo depende en exceso de la de los demás y son especialmente sensibles a la crítica, de manera que exageran sus logros y se muestran pedantes, engreídos…

De hecho, algunos psicólogos creen que la causa que subyace al narcisismo puede ser, aunque parezca sorprendente, una baja autoestima; de ahí que necesiten la valoración constante y que no sean capaces de aceptar las críticas.

Si sumamos a esta forma de comportarse la falta de empatía y de consideración por el otro, al que difícilmente aprueban o escuchan, el narcisista está condenado a necesitar una aprobación que, debido a su propia forma de comportarse, es difícil que reciba, convirtiendo así su conducta en un círculo vicioso.

Seguir leyendo ¿Cómo son las personas narcisistas? (Trastorno narcisista de personalidad)

Personalidad Narcisista –

Personalidad Narcisista podría definirse como una estructura de carácter rígido y defensivo que parapeta la angustia de enfrentarse a una realidad interna y externa de recorte de expectativas, frustración y cierta duda sobre su verdadera identidad personal

 Características de la Personalidad Narcisista

  • Mantienen una imagen auto-construida de grandeza y superioridad
  • Padecen un déficit en la percepción de los demás; una dificultad para identificarse con otras personas que a la larga les genera un sentimiento de aislamiento y soledad.
  • Aceptan con dificultad cualquier crítica u opinión diferente a la suya
  • Experimentan una baja tolerancia a la frustración o cualquier situación que no se ajuste exactamente a sus expectativas
  • Necesitan a todas horas ser vistas y tener el protagonismo
  • Perciben a los demás casi exclusivamente en función de la utilidad para satisfacer sus propias necesidades
  • Tienen dificultad para sentir ciertas emociones como tristeza, necesidad afectiva y vulnerabilidad
  • Evalúan las situaciones y las personas en términos muy polarizados del tipo todo-nada
  • Escasa conciencia de sus sentimientos íntimos y necesidades profundas que les evita enfrentarse a una crisis de identidad.

Tipos de Narcisistas

Theodore Millon, en una diferenciación más afinada de este problema describe cuatro tipos de personas narcisistas:

a)      Narcisista sin escrúpulos: Son individuos con pocas prohibiciones morales internalizadas que pueden ser crueles, despiadados y explotadores.

b)      Narcisista compensador: Desarrolla una ilusión de superioridad pero esconde un profundo sentimiento de deficiencia, probablemente fruto de haber recibido una profunda herida en su infancia. Al igual que las personalidades evitadotas, estas personas son extremadamente sensibles al juicio ajeno y a la desaprobación.

c)        Narcisista apasionado: Presenta rasgos histriónicos y busca el hedonismo sexual seduciendo y tratando a sus semejantes como objetos con los que satisfacer sus propios deseos.

d)      Narcisista elitista: Cree formar parte de una raza a parte y estar hecho de una pasta superior. Lo que teme realmente es asumir la mediocridad y buscan desesperadamente la admiración y el reconocimiento de los demás.

Origen: Personalidad Narcisista – Psicólogos en Madrid eu

Narcisismo Tratamiento

Narcisismo Tratamiento

El tratamiento psicológico del trastorno narcisista ha sido estudiado por varios autores. Theodore Millon advierte que cuando el medio ambiente que rodea al narcisista le proporciona una buena dosis de refuerzo, es muy difícil que este acuda a terapia, ya que los sentimientos de grandeza defensiva le vacunan frente a sentimientos disfóricos y depresivos.

El hecho de que el narcisista cuente con fuertes mecanismos de defensa y elevada capacidad para desenvolverse con éxito en la sociedad disminuyen las probabilidades de que acepte de buena gana el “defectuoso” papel de paciente.

Además, muchos de los narcisistas que acuden a terapia, movidos ante el hecho de haber tocado algún sentimiento de vacuidad e ineficacia, no están dispuestos a abandonar su defensa, y buscan en la terapia aliarse con el mejor profesional para perfeccionar el sí mismo en lugar de entenderlo.

Por lo tanto, su falta de humildad para recibir la idea de incorrección hace que la confrontación sea un asunto muy espinoso, incluso cuando el terapeuta cree haber establecido un sólido vínculo.

Por otra parte, los psicólogos acostumbrados a proporcionar a sus pacientes un cálido apoyo pueden reforzar que el paciente salga enorgullecido de la sesión y fortalezca su defensa confirmando su grandeza. Aunque también puede ocurrir que, desde la calidez del apoyo, el narcisista salga de repente de su concha defensiva y abandone la terapia negando su necesidad de afecto.

Millon  afirma que uno de los errores más frecuentes que se cometen en terapia con estos pacientes consiste en dar alivio rápido a los síntomas depresivos apenas estos aparecen, ofreciendo un refuerzo excesivo de los logros alcanzados en otras sesiones, sin tener en consideración que el narcisista suele considerarse “curado” apenas remiten sus síntomas disfóricos, cuando en realidad la patología subyacente de la personalidad que los causa permanece intacta.

Debido a la automatización defensiva del paciente con Trastorno Narcisista de la Personalidad se hace necesaria una intervención profunda si se desea provocar un cambio verdaderamente estructural y permanente. Es necesario tener en cuenta que estos pacientes tiene por delante una dura tarea como consecuencia de su concepción polar; si no son magníficos no son nada, y ser nada amenaza su existencia psíquica.

Narcisismo Tratamiento. La percepción de los matices

Ni todo es blanco ni todo es negro. El paciente narcisista es polar en su concepción del mundo, o algo/alguien es magnífico o es una porquería, y esa guerra que mantiene fuera es la misma que sostiene dentro, en lo referente a la percepción de sí mismo. En ese sentido puede decirse que el paciente narcisista tiene un gran parecido con el adolescente, que en plena búsqueda de su identidad viaja entre lo magnífico y lo penoso.

Esta concepción del mundo hace que el narcisista sufra una labilidad emocional que le llevan a cambios bruscos de humor y estados de ánimo. Las expectativas infladas del narcisista lo llevarán a tener que soportar una aguda frustración; un enfado grande debido a su deseo oceánico; “lo quiero todo y lo quiero ya”

Una desilusión realista necesita consuelo, y esto es lo que más falta en su historia temprana, luego su posición grandiosa obedece en gran parte a una capacidad hipo-desarrollada para consolarse a sí mismo.

Durante el proceso terapéutico el narcisista atravesará la experiencia de sufrir la pérdida; el paciente se dará cuenta que el mundo del contacto interpersonal solo se aproximará a aquello que desea en su fantasía y que los padres generosos y perfectos que están siempre ahí cuando se les necesita y ausentes cuando el niño necesita espacio, no son posibles ni siquiera en la infancia; en la vida adulta, aún menos.

Lo imposible ha de ser lamentado y para sanar, el paciente con Trastorno Narcisista de la Personalidad debe reconocer la pérdida,  los límites de lo humano, elaborar el duelo y continuar.

A medida que el paciente narcisista va contactando con su sentir más genuino comienza a tocar con uno de los aspectos más espinosos de su proceso; la frustración. Todo lo que no se ajuste a sus expectativas será un calvario al principio de esta nueva toma de conciencia. La toma de conciencia con su niño interior puede que le resulte gratificante en cuanto a la conquista de su parte más lúdica y creativa. Por otra parte, el mundo emocional de los niños también lo conforman las pataletas, que afloran cuando las cosas no son exactamente como ellos esperan.

La ira, la decepción y la aceptación realista

Es duro para el narcisista comprobar que todos los sueños que había construido en su interior con respecto a las posibilidades de las relaciones humanas no se acercan ni de lejos a la dolorosa realidad.

Ese recorte de expectativas produce unas emociones muy parecidas a las etapas de un duelo, donde no resulta nada fácil la renuncia de lo soñado. El paciente narcisista se encuentra en un problema de renuncia, y la peor renuncia es la de lo que nunca se tuvo.

No hay que olvidar que el narcisista basa su búsqueda del amor (de forma más o menos consciente) en el sueño de encontrar ese vínculo perfecto e idealizado. Esto le lleva a maternalizar sus relaciones de pareja.

A partir de la desilusión frente a las posibilidades del contacto con el otro, el narcisista puede ir comprendiendo que amar significa aceptar en el otro una cuota de defectuosa humanidad.

La psicoterapia es para el narcisista una segunda oportunidad donde encontrar un punto de anclaje y confianza desde donde comenzar a construir algo más sólido, libre y realista, con la ayuda de un vínculo adulto donde apoyarse.

El Ego

La psicoterapia puede reportar al narcisista la capacidad de bandearse más libremente y de forma más creativa con su ego, que consiste en una defensa rígida frente determinados estados de conciencia.

La terapia Gestalt ha demostrado que desde un excesivo ego la persona se impide a si misma el contacto óptimo con su ambiente, donde poder satisfacer las necesidades afectivas que tanto teme.

Se supone que el narcisista que va siendo capaz de flexibilizar su rígida postura ante el mundo puede contactar con sus necesidades afectivas sin negarlas, ampliar su arsenal de respuestas para relacionarse desde una actitud más espontánea, y vivir el presente sin tanta necesidad de manipulación, fantasías compensatorias, intelectualizaciones, auto-engaños, etc.

Sentimientos de vacío

El proceso de cambio que el paciente narcisista atravesará pasa por aceptar su otro sentimiento de deflacción (versus inflacción) dice Yontef, donde la caída del ideal conlleva sentimientos de duelo y  una buena dosis de rabia para desestructurar y hacer añicos una situación de fantasía frente a la dolorosa realidad que ha de ser aceptada.

A medida que el narcisista es consciente de la discrepancia entre su imagen y la realidad puede ir elaborando el duelo y abandonar las energías empleadas en el mantenimiento de la defensa, para obtener la libertad de ser lo que es en lugar de lo que pretende ser.

A lo largo del proceso terapéutico el paciente narcisista atraviesa por sentimientos de soledad, y con los primeros sentimientos de soledad también emergen las primeras necesidades de contacto genuino con los demás, y la posibilidad de experimentar identificaciones con el otro.

Perfeccionismo

El éxito terapéutico se relaciona con el abandono de la necesidad de perfección y la aceptación de lo que se es más que la obsesión en lo que se “debería ser”.

Gary Yontef aporta datos sobre la falta de contacto auténtico que los pacientes narcisistas mantienen con sus padres y cómo este fenómeno no se descubre al inicio de la terapia, debido a la gran idealización que el paciente trae de su familia, especialmente de su madre.

El aspecto más importante de la infancia de este tipo de paciente, y una de las causas de su patología, es el sentimiento de no haber sido percibido de forma precisa ni correspondido de forma adecuada, de manera tal que se reconociera su propio sí mismo, incluyendo su experiencia emocional, necesidades, habilidades y debilidades.

El vínculo

Si el psicólogo consigue establecer un vínculo con este paciente es más fácil que el narcisista pueda ir deshinchando su sí mismo falso construido de fantasías y permitir que se haga figura su autenticidad.

Desde la sensibilidad y la empatía el terapeuta puede reportar al narcisista una experiencia correctiva, donde sí es recogido en su sentir y reconocido como persona valiosa, ayudándolo en la reconstrucción de su identidad.

Luego la finalización exitosa de una terapia de trastorno narcisista de personalidad se relaciona con un cambio profundo y un encuentro con su verdadera identidad personal; un trabajo que siempre resulta largo en el tiempo si se desea que la persona obtenga una comprensión profunda de su estructura de funcionamiento.

Origen: Narcisismo Tratamiento

Narcisismo Tratamiento – Psicólogos en Madrid eu

El tratamiento psicológico del trastorno narcisista ha sido estudiado por varios autores. Theodore Millon advierte que cuando el medio ambiente que rodea al narcisista le proporciona una buena dosis de refuerzo, es muy difícil que este acuda a terapia, ya que los sentimientos de grandeza defensiva le vacunan frente a sentimientos disfóricos y depresivos.

El hecho de que el narcisista cuente con fuertes mecanismos de defensa y elevada capacidad para desenvolverse con éxito en la sociedad disminuyen las probabilidades de que acepte de buena gana el “defectuoso” papel de paciente.

Además, muchos de los narcisistas que acuden a terapia, movidos ante el hecho de haber tocado algún sentimiento de vacuidad e ineficacia, no están dispuestos a abandonar su defensa, y buscan en la terapia aliarse con el mejor profesional para perfeccionar el sí mismo en lugar de entenderlo.

Por lo tanto, su falta de humildad para recibir la idea de incorrección hace que la confrontación sea un asunto muy espinoso, incluso cuando el terapeuta cree haber establecido un sólido vínculo.

Por otra parte, los psicólogos acostumbrados a proporcionar a sus pacientes un cálido apoyo pueden reforzar que el paciente salga enorgullecido de la sesión y fortalezca su defensa confirmando su grandeza. Aunque también puede ocurrir que, desde la calidez del apoyo, el narcisista salga de repente de su concha defensiva y abandone la terapia negando su necesidad de afecto.

Millon  afirma que uno de los errores más frecuentes que se cometen en terapia con estos pacientes consiste en dar alivio rápido a los síntomas depresivos apenas estos aparecen, ofreciendo un refuerzo excesivo de los logros alcanzados en otras sesiones, sin tener en consideración que el narcisista suele considerarse “curado” apenas remiten sus síntomas disfóricos, cuando en realidad la patología subyacente de la personalidad que los causa permanece intacta.

Debido a la automatización defensiva del paciente con Trastorno Narcisista de la Personalidad se hace necesaria una intervención profunda si se desea provocar un cambio verdaderamente estructural y permanente. Es necesario tener en cuenta que estos pacientes tiene por delante una dura tarea como consecuencia de su concepción polar; si no son magníficos no son nada, y ser nada amenaza su existencia psíquica.

Narcisismo Tratamiento. La percepción de los matices

Ni todo es blanco ni todo es negro. El paciente narcisista es polar en su concepción del mundo, o algo/alguien es magnífico o es una porquería, y esa guerra que mantiene fuera es la misma que sostiene dentro, en lo referente a la percepción de sí mismo. En ese sentido puede decirse que el paciente narcisista tiene un gran parecido con el adolescente, que en plena búsqueda de su identidad viaja entre lo magnífico y lo penoso.

Esta concepción del mundo hace que el narcisista sufra una labilidad emocional que le llevan a cambios bruscos de humor y estados de ánimo. Las expectativas infladas del narcisista lo llevarán a tener que soportar una aguda frustración; un enfado grande debido a su deseo oceánico; “lo quiero todo y lo quiero ya”

Una desilusión realista necesita consuelo, y esto es lo que más falta en su historia temprana, luego su posición grandiosa obedece en gran parte a una capacidad hipo-desarrollada para consolarse a sí mismo.

Durante el proceso terapéutico el narcisista atravesará la experiencia de sufrir la pérdida; el paciente se dará cuenta que el mundo del contacto interpersonal solo se aproximará a aquello que desea en su fantasía y que los padres generosos y perfectos que están siempre ahí cuando se les necesita y ausentes cuando el niño necesita espacio, no son posibles ni siquiera en la infancia; en la vida adulta, aún menos.

Lo imposible ha de ser lamentado y para sanar, el paciente con Trastorno Narcisista de la Personalidad debe reconocer la pérdida,  los límites de lo humano, elaborar el duelo y continuar.

A medida que el paciente narcisista va contactando con su sentir más genuino comienza a tocar con uno de los aspectos más espinosos de su proceso; la frustración. Todo lo que no se ajuste a sus expectativas será un calvario al principio de esta nueva toma de conciencia. La toma de conciencia con su niño interior puede que le resulte gratificante en cuanto a la conquista de su parte más lúdica y creativa. Por otra parte, el mundo emocional de los niños también lo conforman las pataletas, que afloran cuando las cosas no son exactamente como ellos esperan.

La ira, la decepción y la aceptación realista

Es duro para el narcisista comprobar que todos los sueños que había construido en su interior con respecto a las posibilidades de las relaciones humanas no se acercan ni de lejos a la dolorosa realidad.

Ese recorte de expectativas produce unas emociones muy parecidas a las etapas de un duelo, donde no resulta nada fácil la renuncia de lo soñado. El paciente narcisista se encuentra en un problema de renuncia, y la peor renuncia es la de lo que nunca se tuvo.

No hay que olvidar que el narcisista basa su búsqueda del amor (de forma más o menos consciente) en el sueño de encontrar ese vínculo perfecto e idealizado. Esto le lleva a maternalizar sus relaciones de pareja.

A partir de la desilusión frente a las posibilidades del contacto con el otro, el narcisista puede ir comprendiendo que amar significa aceptar en el otro una cuota de defectuosa humanidad.

La psicoterapia es para el narcisista una segunda oportunidad donde encontrar un punto de anclaje y confianza desde donde comenzar a construir algo más sólido, libre y realista, con la ayuda de un vínculo adulto donde apoyarse.

El Ego

La psicoterapia puede reportar al narcisista la capacidad de bandearse más libremente y de forma más creativa con su ego, que consiste en una defensa rígida frente determinados estados de conciencia.

La terapia Gestalt ha demostrado que desde un excesivo ego la persona se impide a si misma el contacto óptimo con su ambiente, donde poder satisfacer las necesidades afectivas que tanto teme.

Se supone que el narcisista que va siendo capaz de flexibilizar su rígida postura ante el mundo puede contactar con sus necesidades afectivas sin negarlas, ampliar su arsenal de respuestas para relacionarse desde una actitud más espontánea, y vivir el presente sin tanta necesidad de manipulación, fantasías compensatorias, intelectualizaciones, auto-engaños, etc.

Sentimientos de vacío

El proceso de cambio que el paciente narcisista atravesará pasa por aceptar su otro sentimiento de deflacción (versus inflacción) dice Yontef, donde la caída del ideal conlleva sentimientos de duelo y  una buena dosis de rabia para desestructurar y hacer añicos una situación de fantasía frente a la dolorosa realidad que ha de ser aceptada.

A medida que el narcisista es consciente de la discrepancia entre su imagen y la realidad puede ir elaborando el duelo y abandonar las energías empleadas en el mantenimiento de la defensa, para obtener la libertad de ser lo que es en lugar de lo que pretende ser.

A lo largo del proceso terapéutico el paciente narcisista atraviesa por sentimientos de soledad, y con los primeros sentimientos de soledad también emergen las primeras necesidades de contacto genuino con los demás, y la posibilidad de experimentar identificaciones con el otro.

Perfeccionismo

El éxito terapéutico se relaciona con el abandono de la necesidad de perfección y la aceptación de lo que se es más que la obsesión en lo que se “debería ser”.

Gary Yontef aporta datos sobre la falta de contacto auténtico que los pacientes narcisistas mantienen con sus padres y cómo este fenómeno no se descubre al inicio de la terapia, debido a la gran idealización que el paciente trae de su familia, especialmente de su madre.

El aspecto más importante de la infancia de este tipo de paciente, y una de las causas de su patología, es el sentimiento de no haber sido percibido de forma precisa ni correspondido de forma adecuada, de manera tal que se reconociera su propio sí mismo, incluyendo su experiencia emocional, necesidades, habilidades y debilidades.

El vínculo

Si el psicólogo consigue establecer un vínculo con este paciente es más fácil que el narcisista pueda ir deshinchando su sí mismo falso construido de fantasías y permitir que se haga figura su autenticidad.

Desde la sensibilidad y la empatía el terapeuta puede reportar al narcisista una experiencia correctiva, donde sí es recogido en su sentir y reconocido como persona valiosa, ayudándolo en la reconstrucción de su identidad.

Luego la finalización exitosa de una terapia de trastorno narcisista de personalidad se relaciona con un cambio profundo y un encuentro con su verdadera identidad personal; un trabajo que siempre resulta largo en el tiempo si se desea que la persona obtenga una comprensión profunda de su estructura de funcionamiento.

Visita la entrada para saber más

Origen: Narcisismo Tratamiento – Psicólogos en Madrid eu

Reconocete como víctima de una relación psicopática.

El profesor Iñaki Piñuel nos explica muy facilmente si fuiste  (o eres) víctima de una relación psicopática.

Permitete saber…. es para tu bien….. el video dura 1 hora, contra cuanto tiempo has compartido tu vida con él…

 

Ahora bien si solo buscas un tema, te anexamos los videos en forma individual por tema.

—–

Si tienes una relación con un psicópata… CORRE!!    Descubre si tu pareja es un psicópata integrado

—–

La personalidad Narcisista del Psicópata.   El psicópata necesita de su pareja la autoestima que él no tiene. La van tomando con el abuso y el  maltrato.  La victima va poco a poco perdiendo su autoestima. Inicia con la fase de denigración, en la cual  desprecia, abusa y cuanto mas se somete a la víctima más grande se va haciendo el vínculo traumatico hasta convertirse en una esclava, y el un dios…

———

Amores con psicópatas.- Señales de peligro en una relación.

——-

No sabes si lo que viviste fué verdad…. La disonancia cognitiva.

——

¿Porque solo me acuerdo de lo bueno y no de lo malo que viví? aquí esta la solución…se llama Amnecia Perversa

——-

Descubre si has sido pareja de  un psicopata en Las víctimas de los narcisistas

——

Regla de oro con tu ex-psicópata: el contacto cero  Recuerda que ha sido como una droga en tu vida…. y puedes recaer…

———-

Por que extrañas a tu Ex-psicópata

——

Porqué tu ex-psicopata te tantea después de la ruptura

—–

Para no recaer en relación con un psicópata  Mucho cuidado, le va a buscar…

——

Siento un vacío y que no valgo para nada…Que es la autoestima?

——-

¿Por qué son así los psicópatas?

——-

¿Son los psicópatas conscientes de lo que hacen contigo?

—–

¿Te sientes paralizada? ya mejor no aclaras las cosas, no preguntas, no planteas las cosas por miedo.  Te sientes triste, abandonada, sin ganas de vivir. Se llama indefensión aprendida.

—–

Amores con psicópatas-La repetición del vínculo traumático con psicópata.  Cuando no disfrutas de nada, pierdes las llaves,  tienes un terrible irratabilidad, no sabes donde las dejas las cosas, dudas de tu capacidad, no puedes concentrarse, estas como ausente,  pero es CURABLE!!! no dejes de ver el video.

—–

Amores con psicópatas- Inasequibles al bien y al amor. Por más que das, no recibes nada.  Cuando quieren algo, lo hacen por cualquier medio, desde la seducción hasta la amenaza.  Eres constantemente chantajeada.

—-

  “Ya no soy quien yo era”  Buscas y buscas las causas de lo que has hecho mal en la relación. con un psicópata. Te vuelves dócil, sumisa,dependiente, celosa….  La culpabilidad de la victima debe de desaparecer.  Tu eras segura, productiva, y tu agresor te ha convertido en un clon del psicópata.

—-

Caracteristicas del Psicópata. Señales de peligro en una relación con un psicópata. Son personas que mantienen su imagen pública excelente, y la cuidan muchísimo.  Es maravilloso el arte de la manipulación.  Este encanto tiene siempre un beneficio para él.  El psicópata “vacía emocionalmente a su pareja”.  No tienen remordimientos, ni culpabilidad. Miente con maestría.

——

Cómo procesar el trauma de tu ex-psicópata

—–

¿Tienen remedio o curación los psicópatas?

—–

El paso del huracán psicopático.  LLama a las cosas por su nombre, fuiste víctima de un psicópata, y necesitas ayuda profesional.  Pudiste haber desarrollado un estres post traumatico .

 

Canal de Youtube de Iñaki Piñuel

Los micromachismos cotidianos y sus efectos

Origen: EMPODERAR a las MUJERES

Jorge Corsi, dice que “la violencia hacia las mujeres se estructuró socialmente mediante un proceso de invisibilización (falta de percepción social) y la naturalización de la misma (como un medio para “educar” a menores y mujeres)”. Las víctimas no tenían conciencia de que sus derechos eran vulnerados ni había leyes que las protegieran.

Este proceso de invisibilización y naturalización de la violencia lo ha estudiado en detalle Luis Bonino, quien acuñó el término “micromachismos” para describir los “pequeños” comportamientos de violencia cotidiana que ejercen los hombren en la pareja para coartar la autonomía personal femenina, de manera continuada, sutil e insidiosa.

Los define como “pequeños, casi imperceptibles controles y abusos de poder cuasi-normalizados que sin ser muy notables, restringen y violentan insidiosa y reiteradamente el poder personal, la autonomía y el equilibrio psíquico de las mujeres, atentando además contra la democratización de las relaciones. Dada su invisibilidad se ejercen generalmente con total impunidad.” “Son de uso reiterado aún en los varones “normales”, aquellos que desde el discurso social no podrían ser llamados violentos…”

El objetivo de esas conductas sería, según Bonino: ” ejecutan estas maniobras para conservar su posición de género, intentando mantener o reafirmar los lugares que la cultura tradicional asigna a mujeres y hombres: ellos con más derechos a definir la realidad, a la libertad, a tener razón, al uso del tiempo y del espacio, a ser cuidado y a desimplicarse de lo doméstico; ellas con menos derecho a todo ello y disponibles para el varón…Las ejecutan también como una afirmación de su identidad masculina, sustentada en las creencias de superioridad sobre la mujer y de autonomía autoafirmativa con negación de la vincularidad intimista y la reciprocidad.”

Dichas maniobras son casi invisibles por estar naturalizadas y sostenidas por las normas patriarcales de género que les otorga su aval social.

Este autor los clasificó en las siguientes categorías:

1) Los micromachismos coercitivos (o directos) son aquellos en los que el hombre usa la fuerza moral, psíquica, económica o de su caracter, para intentar doblegar a las mujeres y convencerlas de que no tienen razón.

Entre los micromachismos coercitivos, Luis Bonino describe los siguientes:

  • intimidación: Comportamiento atemorizante (mirada, tono de voz) que se ejerce cuando ya se tiene fama de persona abusiva o agresiva. Se dan indicios de que si no se obedece algo pasará.
  • toma repentina del mando: Anular o no tener en cuenta las decisiones de la otra persona, incluyendo tomar decisiones sin consultar, ocupar espacios comunes, opinar sin que se lo pidan o monopolizar la conversación.
  • apelación al argumento lógico: Recurrir a la lógica y a la “razón” para imponer ideas, conductas o elecciones desfavorables para la otra persona
  • insistencia abusiva: Obtener lo que se quiere por agotamiento de la otra persona que al final acepta a cambio de paz.
  • control del dinero: Maniobras para monopolizar el uso o las decisiones sobre el dinero, limitando el acceso de la otra persona o dando por descontado que se tiene más derecho a ello.
  • uso expansivo del espacio físico: Ocupar los espacios comunes impidiendo que la otra persona los emplee.

2) Los micromachimos encubiertos (de control oculto o indirectos) incluyen aquellos en los que el hombre oculta su objetivo de dominio. Algunas de estas maniobras son tan sutiles que pasan desapercibidas, y por ello pueden llegar a ser más efectivas que las anteriores. Este tipo de actuaciones impiden el pensamiento y la acción eficaz de la mujer, llevándola en la dirección elegida por el hombre y aprovechan su dependencia afectiva y su pensamiento “confiado”, provocando en ella sentimientos de desvalimiento, confusión, culpa y dudas que favorecen el descenso de la autoestima y la autoconfianza.

Entre los micromachismos encubiertos, Luis Bonino señala los siguientes:

  • maternalización de la mujer: Inducir a la mujer a dar prioridad al cuidado de otras personas (hijos/as, familiares) promoviendo que ella no tenga en cuenta su propio desarrollo personal o laboral.
  • maniobras de explotación emocional: Generar en la otra persona dudas sobre si misma, sentimientos negativos y dependencia usando dobles mensajes, insinuaciones, acusaciones veladas, chantaje emocional, etc.
  • terrorismo: Comentarios de descalificación (de sospecha, agresivos) repentinos, sorpresivos que dejan indefensa a la otra persona por su carácter abrupto.
  • paternalismo: Hacer sentir a la mujer como si fuera una niña que necesita cuidados.
  • creación de falta de intimidad: No reconocer las necesidades de afecto de la pareja, la resistencia a hablar de sí mismo, invadir los espacios de intimidad de la otra persona, etc.
  • engaños: Desfigurar la realidad al ocultar lo que no interesa que la otra persona sepa.
  • autoindulgencia sobre la propia conducta perjudicial: Eludir la responsabilidad sobre las propias acciones, negarlas o no darles importancia (Hacerse el tonto, “No me di cuenta”, “Quiero cambiar, pero me cuesta”), justificarse apelando a las obligaciones laborales (“No tengo tiempo para ocuparme de los niños”).

3) Los micromachismos de crisis suelen utilizarse para restablecer el reparto previo y mantener la desigualdad de poder en momentos tales como el aumento del poder personal de la mujer por cambios en su vida o por la pérdida de poder del hombre por razones físicas o laborales.

Entre los micromachismos de crisis, Luis Bonino señala los siguientes:

  • seudoapoyo en las tareas de la casa: Se anuncia el apoyo pero sin hacerlo efectivo. Se evita así mostrar una oposición frontal pero no se colabora en el reparto de la carga doméstica
  • desconexión y distanciamiento: Se utilizan formas de resistencia pasiva, incluyendo falta de apoyo o colaboración, no tomar la iniciativa y luego criticar, amenazar con abandonar o abandonar realmente la relación.
  • hacer méritos: Maniobras consistentes en hacer regalos, prometer comportarse bien o hacer cambios superficiales, sobre todo frente a amenazas de separación, sin cuestionarse la situación de base o sus causas.
  • dar lástima: Comportamientos autolesivos como accidentes, aumento de adicciones, enfermedades, amenazas de suicidio, que inducen a la otra persona a pensar que sin ella él podría terminar muy mal.

Posteriormente, este autor reorganiza su propuesta manteniendo las categorías descritas (aunque diferenciando nuevos elementos en algunas de ellas) y añade una nueva, los micromachismos utilitarios que son los requerimientos abusivos hacia la mujer, la no participación en lo doméstico ni en el cuidado de los vínculos y de la familia y la no reciprocidad de cuidado hacia la mujer.
Foto: Photobucket
Pintura: Frida Kahlo

El machismo es cosa de 2

El machismo es un fenómeno cultural que consiste básicamente en la exageración de las características masculinas y la creencia de la superioridad del hombre sobre la mujer. El hombre en la cultura machista, debe reunir determinadas cualidades que entran dentro de un estereotipo.
Entre ellas podemos señalar el ser agresivo, dominante, paternalista, conquistador de todas las mujeres que le rodeen (pero que otro no haga lo mismo con las mujeres que “pertenecen” a su familia, las cuales deben permanecer vírgenes), ser racional y frío y no mostrar sus sentimientos (el desapego emocional es parte de la “superioridad” del macho sobre la mujer); ser autoridad absoluta en su casa y que “su” mujer le obedezca. Brevemente, establecer con su pareja una relación de poder amo-esclava (más o menos pronunciado o disimulado).
Si intentamos una explicación de este fenómeno nos encontramos con que una preocupación excesiva por la masculinidad y la exageración de los rasgos masculinos sólo oculta una falta de seguridad, es una conducta compensatoria.

Seguir leyendo El machismo es cosa de 2

La madre en una sociedad patriarcal

En una sociedad patriarcal ser madre es ser mujer-de-y-para-otros. Es hacer trabajo invisible, no pagado, no reconocido ni protegido por leyes, y generalmente descalificado (cómo se va a pagar, si se convence a la mujer que debe hacerlo “por amor”; claro que con ese criterio a ella no la quiere nadie, porque la recíproca nunca llega).

 

La mujer-madre procrea y reproduce seres humanos. Aplica su trabajo para reproducir material y afectivamente a sus hijos e hijas, para humanizarlos en su propia cultura, en su época, de acuerdo a su género, su clase, sus tradiciones, etcétera.

A través de la maternidad, la mujer es transmisora, defensora y custodia del orden imperante en la cultura y la sociedad. En ello gasta mucha energía física, afectiva e intelectual.

El ser-para-y-de-los-otros le da a la madre cierto poder maternal, que puede ser bien o mal usado. En la opresión, los oprimidos también tienen poderes derivados del poder mismo; con ello se defienden o lo ejercen sobre otros más desvalidos.

La ideología “amorosa” que aún impera en muchos lugares consagra en el vínculo hombre-mujer la desigualdad; es una ideología basada en la propiedad de las personas: de los niños y niñas en su invalidez y minoridad y de las mujeres que tienen necesidad de depender de un hombre.

La mujer lamentablemente es custodia y reproductora del mismo patriarcado que la somete cuya metodología es la dependencia y a veces el miedo y otros la falta de conciencia acerca del funcionamiento del sistema.

La madre que reproduce esta ideología es víctima y cómplice inconsciente. Su tarea es conquistar interiormente su libertad, para educar hijos e hijas libres.


Bibliografía: Lagarde, M. (1990) Cautiverios de las mujeres. UNAM, México.
Publicado en el Diario La República (de las Mujeres) de Uruguay el 14.05.1995. (extracto)

El machismo invisible

El machismo invisible y los micromachismos” es un documental que trata de evidenciar aquellas situaciones sociales en las que se produce este fenómeno, a pesar de que éstas están completamente normalizadas. Esta violencia casi imperceptible es ejercida contra las mujeres en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Diferencia entre Psicopatía y Sociopatía

Trastorno de Personalidad Antisocial, psicopatía y sociopatía

La mayoría de entendidos en las áreas de psicología, psiquiatría y criminología concibe que el Trastorno de Personalidad Antisocial es una categoría heterogénea, aunque el DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, American Psychiatric Association, 1994) lo considere como un conjunto con identidad única. En su libro, David Lykken (1994) sostiene que los sujetos que componen este grupo “se caracterizan por una predisposición persistente hacia la conducta antisocial” (p.45).

Con el fin de establecer las diferencias entre psicopatía y sociopatía, vamos a proceder a examinar ambos casos. Se podría decir, a pesar de no gozar de reconocimiento oficial, que éstas son dos de las tres grandes categorías en las que se bifurca este trastorno:

Psicopatía

Tendencias antisociales innatas debidas tanto a diferencias biológicas, cuantitativas de temperamento o cualitativas en la función cerebral de quien la padece, que dificultan la socialización de los mismos cuando se encuentran en edad de crecimiento. Para profundizar en el análisis de la psicopatía, te invitamos a leer el artículo: “Psicopatía: ¿qué ocurre en la mente del psicópata?

Sociopatía

Se trata de individuos con un temperamento normal, pero que no tienen adquiridos los atributos socializadores como consecuencia de una crianza negligente e incompetente por parte de los principales agentes de socialización: los padres.

La crianza de los hijos es decisiva en la sociopatía

Las dinámicas propias del estilo educativo negligente por parte de los progenitores da como resultado, en el futuro, a hijos salvajes incapaces de socializar correctamente y que cometen delitos. Si además, los padres de estos jóvenes también fueron criados bajo una supervisión irresponsable e indiferente, al ser inmaduros en este aspecto es muy difícil que sepan cómo enderezar a sus vástagos, si acaso les preocupa lo más mínimo. David Lykken sugiere que los cambios culturales recientes que se han producido en Estados Unidos, han contribuido al crecimiento de la incidencia de esta educación inepta de los hijos.

Tal y como dice el propio autor: “las personalidades antisociales responsables de la mayoría de los delitos en EEUU, no son psicópatas. Son sociópatas” (p.10). Así pues, las personalidades sociópatas son más numerosas y representan un mayor problema social debido al aumento de los índices de delincuencia y violencia. Se encuentran muy presentes en la sociedad occidental, y más en las ciudades que en las poblaciones rurales.

La sociopatía es el subgénero más amplio del Trastorno de Personalidad Antisocial. En él encontramos a individuos (normalmente hombres jóvenes aunque la presencia de mujeres está aumentando) que no se socializaron bien en la infancia y adolescencia.

“(…) poseen características impulsivas o modelos de hábitos que pueden atribuirse a un aprendizaje desviado que interacciona, quizá, con tendencias genéticas también desviadas” (p.47).

Esto no debe llevarnos a error, puesto que el temperamento de un sociópata es muchas veces normal a pesar de la torpeza paterna; mientras que otros pueden ser nerviosos o buscadores constantes de estímulos. La mayoría de población reclusa satisface los criterios diagnósticos del Trastorno de Personalidad Antisocial que identifican a más de la mitad de hombres que consideramos “delincuentes comunes”.

En resumen, el sociópata es el producto fallido de una educación nefasta y sin disciplina, aunque no por ello dé como consecuencia a una persona con la que sea difícil entablar ningún vínculo.

Referencias bibliográficas:

  • Lykken, D. (1994) Las personalidades antisociales. Barcelona: Herder.

Tomado del siguiente link:  http://psicologiaymente.net/forense/diferencias-entre-psicopatia-y-sociopatia#!

Trastorno esquizoide de la personalidad

Es una afección mental en la cual una persona tiene un patrón vitalicio (de por vida) de indiferencia hacia los demás y de aislamiento social.

Causas

La causa del trastorno esquizoide de la personalidad se desconoce. Puede estar relacionado con la esquizofrenia y comparte con ésta muchos de los mismos factores de riesgo.

Este trastorno no es tan incapacitante como la esquizofrenia. No provoca la desconexión de la realidad (en la forma de alucinaciones o delirios) que ocurre en la esquizofrenia sin tratamiento (o resistente al tratamiento).

Seguir leyendo Trastorno esquizoide de la personalidad

Trastorno de personalidad paranoica

El trastorno de personalidad paranoica es una afección mental en la cual una persona tiene un patrón de desconfianza y recelos de los demás en forma prolongada. La persona no tiene un trastorno psicótico completo como la esquizofrenia.

Causas

Las causas del trastorno de personalidad paranoica se desconocen. El trastorno parece ser más común en familias con trastornos psicóticos, como la esquizofrenia y el trastorno delirante, lo cual sugiere que los genes pueden estar involucrados. Los factores ambientales también pueden estar relacionados.

La afección parece ser más común en los hombres.

Seguir leyendo Trastorno de personalidad paranoica

Trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva (TPOC) es una afección mental en la cual una persona está preocupada por:

  • Las reglas
  • El orden
  • El control

Causas

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva tiende a darse en familias, así que los genes pueden estar involucrados. La niñez y el medio ambiente de la persona también pueden ser factores relacionados.

Esta enfermedad puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Se presenta con más frecuencia en los hombres.

Seguir leyendo Trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva

Trastorno histriónico de la personalidad

Es una afección mental por la cual las personas actúan de una manera muy emocional y dramática que atrae la atención hacia ellas.

Causas

Las causas del trastorno histriónico de la personalidad se desconocen. Los acontecimientos de la primera infancia y los genes pueden ser los responsables. Se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Los médicos creen que hay más hombres que pueden tener el trastorno de los que reciben el diagnóstico.

El trastorno histriónico de la personalidad generalmente comienza al final de los años de la adolescencia o poco después de cumplir los 20 años.

Seguir leyendo Trastorno histriónico de la personalidad

Trastorno de la personalidad dependiente

Trastorno de personalidad dependiente es un estado mental en el que las personas dependen demasiado de otros para satisfacer sus necesidades emocionales y físicas.

Causas

Las causas de trastorno de personalidad dependiente se desconocen. El trastorno generalmente comienza en la infancia. Es uno de los trastornos de la personalidad más frecuentes y es igualmente común en hombres y mujeres.

Seguir leyendo Trastorno de la personalidad dependiente

Trastorno límite de la personalidad

El trastorno límite de la personalidad es una afección mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables. Estas experiencias interiores a menudo los llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas.

Causas

La causa del trastorno límite de la personalidad (TLP) se desconoce. Se cree se relaciona con factores genéticos, familiares y sociales.

Los factores de riesgo para el TLP incluyen:

  • Abandono en la niñez o en la adolescencia
  • Vida familiar disociada
  • Comunicación deficiente en la familia
  • Abuso sexual, físico o emocional

Seguir leyendo Trastorno límite de la personalidad

Trastorno de la personalidad por evitación

Es una afección mental en la cual una persona tiene un patrón vitalicio de sentirse muy:

  • Tímida
  • Inadecuada
  • Sensible al rechazo

Causas

Las causas del trastorno de la personalidad por evitación se desconocen. Los genes o una enfermedad física que cambió la apariencia de la persona pueden estar relacionados. Aproximadamente el 1% de la población padece este trastorno.

Seguir leyendo Trastorno de la personalidad por evitación

Trastorno de personalidad antisocial

El trastorno de personalidad antisocial es una afección mental por la cual una persona tiene un patrón prolongado de manipulación, explotación o violación de los derechos de otros. A menudo este comportamiento es delictivo.

Causas

La causa del trastorno de personalidad antisocial se desconoce, pero se cree que factores genéticos y ambientales, como el maltrato infantil, contribuyen a su desarrollo. Las personas con padres antisociales o alcohólicos están en mayor riesgo. Los hombres resultan de lejos muchísimo más afectados que las mujeres. Esta afección es común en las personas que están en prisión.

El hecho de prender fuegos y la crueldad con los animales durante la infancia se ven con frecuencia en el desarrollo de la personalidad antisocial.

Seguir leyendo Trastorno de personalidad antisocial

Misoginia

El concepto de misoginia es un concepto social que se utiliza para designar a aquella actitud mediante la cual una persona demuestra odio o desprecio hacia el género femenino. Si bien por lo general el término es aplicado a los hombres, en alguna que otra situación también puede ser aplicado a mujeres que se mueven con una actitud de desprecio o menosprecio a sus pares de género. La misoginia es una actitud que el hombre ejerce sobre la mujer desde tiempos inmemoriales, es decir desde el momento en que el ser humano empezó a organizarse como comunidad y las mujeres comenzaron a ocupar roles más debilitados en términos de jerarquía. Hoy en día, a pesar de todos los avances que la sociedad moderna puede representar, la misoginia sigue existiendo muy fuertemente.

El término misoginia proviene del griego, idioma para el cual el sufijo miseo significa odiar o despreciar y gyné significa mujer o femenino (de este también derivan otras palabras como ginecología). El misógino o misógina es aquel individuo que ejerce un desprecio por la mujer, y critica, odia y menosprecia no sólo las actitudes que las mujeres específicamente pueden tener en circunstancias particulares si no su rol permanente dentro de la sociedad.

El maltrato a la mujer puede estar penado o sancionado oficialmente por ley pero esto no siempre significa que en la práctica la mujer no reciba maltrato, desprecio, abuso o negligencia no sólo de los hombres si no de sus pares de género.

El desprecio o maltrato puede ser verbal (como agredir a través del discurso o la comunicación a la mujer) como también físico (por ejemplo abuso sexual) o psicológico (por ejemplo, a partir del desprecio permanente a las acciones que una mujer puede llevar a cabo).

… via Definicion ABC http://www.definicionabc.com/social/misoginia.php

A continuación un programa de radio del Dr. Ernesto Lammoglia (psiquiatra) quien explica la misoginia.

Arma de dominación machista… violencia económica

vp

No sólo los golpes y las agresiones verbales son violencia, también existen otras formas de maltrato contra las mujeres, y una de ellas es la violencia económica. El abuso económico no es inofensivo, es una agresión que transgrede el derecho fundamental a la subsistencia, el cual, toda mujer debería gozar plena y dignamente.

La violencia económica es una forma de violencia doméstica, donde el abusador controla todo lo que ingresa sin importarle quién lo haya ganado, manipula el dinero, dirige, y es el dueño absoluto de todos los bienes. Es un delito que afecta a numerosas mujeres y a sus hijos, y es el segundo tipo de agresión que padecen las mujeres, después de la violencia emocional.

El agresor puede incidir de dos formas frente a su pareja:

Él es el proveedor por excelencia. En la casa no falta nada, el refrigerador lleno, todos los servicios pagados… pero TODO es de él. Controla cada peso, supervisa todo lo que gasta la mujer, no le da efectivo (todo es con tarjeta, pues así vigila y controla los gastos), y  amenaza con quitarle todo, hasta con quedarse con los hijos.

Es aquel agresor que “vive de su mujer”, pero a pesar de que ella mantiene el hogar, éste se atribuye la postura de manejar todo el patrimonio como si fuera el dueño absoluto, y de esa forma,  fiscaliza y supervisa todos los gastos, ingresos y demás decisiones. El agresor actúa de una manera muy sutil: dice que no tiene dinero, que tiene que ayudar a su madre, que le robaron la cartera, que le bajaron el sueldo (nunca dice cuánto gana), algunos incluso tienen sus cuentas y bienes a nombre de otros.

—Diferencia entre violencia económica y patrimonial—

Económica

Son todas aquellas acciones u omisiones que afectan la economía y subsistencia de las mujeres, a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, en la restricción, limitación y/o negación injustificada para obtener recursos económicos.

Ejemplos:

La mujer no tiene acceso a una chequera ni tarjetas de crédito. Tiene que dar cuentas de todo lo que gasta. No puede participar en las decisiones económicas del hogar y si trabaja, tiene que entregar su cheque. Le niegan el dinero suficiente para que satisfaga sus necesidades elementales (comer, vestirse, actividades de recreación, un lugar digno para vivir o tener derecho a una clínica de salud); cuando los hombres se niegan a pagar una pensión alimenticia o no permitirle estudiar o trabajar para evitar que la mujer alcance su autonomía económica. El agresor le hace creer a la mujer que sin él, ella no podría ni siquiera comer y, mucho menos, reconoce el trabajo doméstico que ella realiza en el hogar porque considera que es “su obligación”.

Violencia Patrimonial

Son todas acciones u omisiones que ocasionan daños o menoscabos en los bienes muebles o inmuebles de las mujeres y de su patrimonio; Consiste en la sustracción, destrucción, desaparición, ocultamiento o retención de objetos, documentos personales, bienes, valores o recursos económicos, percepción de un salario menor por igual trabajo, explotación laboral, exigencia de exámenes de no embarazo, así como discriminación para la promoción laboral.

Ejemplos:

Se puede ejercer por medio del robo, del fraude y por la destrucción de objetos que pertenecen a la mujer. Quitarle las herencias recibidas o su salario, robarle objetos personales o bienes inmuebles, vender sus objetos personales o bienes sin su consentimiento, esconderle su correspondencia o documentos personales, poner los bienes a nombre de terceros, etc.

Efectos de la dependencia económica

Por lo general el abuso económico es desconocido por la mujer, quien lo descubre cuando se expresa mediante actos de violencia física. Uno de sus efectos son las relaciones de dependencia que se establecen entre la mujer y su proveedor económico. Si además de la violencia económica, la mujer es víctima de otros tipos de violencia, puede ser más difícil tomar la decisión de denunciar o abandonar a su pareja.

Tiene serias repercusiones sobre la autoestima y el empoderamiento de las mujeres. Muchas mujeres se convierten en mendigas en sus propios hogares, al tener que estar pidiendo dinero para cubrir las necesidades básicas de la familia. Cuando las mujeres se ven obligadas a asumir solas el cuidado y mantenimiento de los hijos debido a la irresponsabilidad de los padres, se vuelven más vulnerables a caer en la pobreza extrema, pues la mayoría no tienen empleo ni cuentan con otra fuente de ingresos

¿Qué hacer?

Reconocer la situación. En la mayoría de los casos, las mujeres piensan que son incapaces de salir adelante solas y terminan supeditadas a la autoridad masculina. Deben valorizarse, creer en ellas mismas y convencerse de que pueden obtener sus propios ingresos.

Prevención. Seguir creyendo que el dinero lo gana y lo administra el marido, y que la mujer debe acatar las decisiones impuestas por el varón, equivale a fomentar violencia, dependencia y abuso. Animar a las mujeres jóvenes a ser económicamente independientes, es darles herramientas para evitar que sean víctimas de violencia de género. Educar a los varones para entender que una pareja sana comparte la administración de los recursos con equidad y equilibrio. Se necesita generar una cultura donde se valore el trabajo de la mujer como digno y con igualdad.

Actualmente existen centros de atención y leyes que apoyan a las víctimas de cualquier tipo de maltrato.

MUJER:

Una mujer que no tiene independencia económica está  a merced de su verdugo, quien logra manipularla para ejercer sobre ella el poder que el dinero le otorga.

La violencia económica debe ser denunciada como los otros  tipos de violencia que afectan la integridad de las mujeres. Las leyes tipifican la violencia económica y patrimonial como un tipo de agresión intrafamiliar… es un maltrato igual que los demás.

Fuente: revistasoymujer

Tu pareja puede ser un psicópata – narcisista

El Dr. Iñaki Piñuel y Zabala hace una precisa y muy detallada descripción de las características de los psicópatas – narcisistas.

Está integrado por 15 videos cortos con los que pudieras  identificar si eres víctima de un psicópata.

Todos los porqués… como lo hacen…. permítete saber….

Protegerse de los psicópatas. Entrevista Dr. Robert Hare

Entrevista a Robert Hare.

Es Doctor en Psicología y profesor emérito de la University of British Columbia de Canadá. Lleva más de treinta años investigando sobre la psicopatía, y es el autor de la conocida escala PCL (Psychopathy Checklist) y su revisión (PCL-R), considerados los más precisos para estimar el riesgo de conducta violenta. Forma parte del CASMIRC (Child Abduction and Serial Murder Investigative Resources Center) perteneciente al FBI y creado en 1998. También ha formado parte del consejo de prisiones en Reino Unido, desarrollando programas de tratamiento para delincuentes psicópatas, además de pertenecer al International Criminal Investigative Analysis Fellowship (ICIAF). Ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos la Medalla de Planta del Centro Reina Sofía (España) en 1999.

Las personas casadas son muy atractivas para psicópatas y narcisistas

Las personas casadas son muy atractivas para psicópatas y narcisistas

Los psicópatas y narcisistas son personas por lo general promiscuas, que saben como conseguir varias parejas sexuales al mismo tiempo. Cuando entran a un lugar donde hay varias personas reunidas inmediatamente detectan a aquellas que están en estado de disponibilidad o de vulnerabilidad y las conquistan fácilmente. Todos nos hemos preguntado alguna vez por qué todas estas parejas ocasionales no les basta, por qué necesitan involucrarse con personas que quieren relaciones profundas. Debemos recordar que estos individuos obtienen placer desarmando a su pareja, atacando su identidad y su autoestima. Cuando logran controlarla a través de un falso amor les hace creer que el vínculo de dependencia  en relación con ellos es irreemplazable y que es la víctima quien lo quiere así. Los sociópatas pueden apasionarse con una persona, una actividad o una idea, pero estos destellos son muy superficiales ya que al no tener emociones y al no poder vincularse desde los sentimientos con nadie, pierden interés rápidamente.

Seguir leyendo Las personas casadas son muy atractivas para psicópatas y narcisistas

Los desmanes de un narcisista

Lo que leerán a continuación es un reportaje publicado en el periódico El País el 11 de mayo de 2007, pero que aún tiene vigencia y puede ayudarnos a comprender el narcisismo.

-.-.-

Es una enfermedad psicológica individual y cultural cuyas víctimas, más que los propios afectados, son las personas que se relacionan con ellos. Según el mito, Narciso era un bellísimo y vanidoso joven de quien se enamoró la ninfa Eco, a la cual despreció. El dolor por este gesto fue tal que a Eco se le rompió el corazón y murió. Por haberla tratado con tanta crueldad, Némesis, la diosa de la justa revancha, castigó a Narciso haciendo que se enamorase de su propia imagen. Un día, al hallarse inclinado sobre las aguas de un lago, vio su imagen reflejada y se enamoró apasionadamente de su propio reflejo. Embelesado en la contemplación de su propia imagen, al intentar acariciarla, cayó al agua y murió ahogado, convirtiéndose entonces en una flor, el narciso.

Seguir leyendo Los desmanes de un narcisista

Preguntas a un narcisista

¿Sospechas que tu pareja es un narcisista? ¿Se comporta de manera cruel, degradante y quieres entender por qué? ¿Todavía te encuentras en la etapa en la que te preguntas si hay esperanza de un futuro mejor con ellos? ¿Sueñas que con el tiempo él/ella verá el error de sus comportamientos y te pedirá de rodillas que lo/a perdones?

Bienvenido a la mente del narcisista. Aquí, hemos tomado siete preguntas comunes que nos hacemos todos los que fuimos víctimas y hemos tratado de responderlas desde la perspectiva del sociópata recolectando testimonios de terapeutas que los trataron.

Seguir leyendo Preguntas a un narcisista

Hijos y parejas del psicópata. Conferencia del Doctor Marietán

Dr. Hugo Marietan:

 

“Un gusto que hayan venido a esta charla sobre psicopatía, mi nombre es Hugo Marietan. Yo que hace varios años estoy trabajando en el tema de la psicopatía, me doy cuenta, ahora caigo en la cuenta de por qué son pocos los psiquiatras que se dedican a la psicopatía. Es un tema altamente tensionante , los resultados a veces son muy esforzados. Todo el tema de la psicopatía, el psicópata en sí, lo que rodea al psicópata, la complementaria, los hijos, tiene un dejo de cosa truculenta, y a veces de siniestra. Por sobre todas las cosas, siempre sale de lo normal, entonces uno tiene que hacer, en tanto terapeuta un esfuerzo enorme para sacarse todos los clisés de la forma que tenemos nosotros empática al tratar con pacientes habitualmente con problemas del tipo neurótico incluso los psicóticos, con problemáticas del tipo familiar pero que nunca salen de lo común que pueden exagerar hacia un bando o hacia el otro, pero siempre se mantienen dentro de un rango de lo normal.

Seguir leyendo Hijos y parejas del psicópata. Conferencia del Doctor Marietán

Los efectos de la conducta narcisista adulta sobre los niños

 Escrito por Genevieve Van Wyden |

Traducido por Andrea Galdames

Los hijos de padres narcisistas viven en un hogar caótico culpa del padre narcisista que quiere todo. El padre quiere admiración, amor y reconocimiento, todo ello a expensas de los niños. El padre narcisista quiere que sus hijos lo llenen de amor. Si no cumplen con las normas que ha establecido, el padre ataca posiblemente con abusos verbales y/o físicamente. Las secuelas son para toda la vida.

Los niños son culpables ante la sociedad

Un padre narcisista es muy capaz de presentar más de una cara a su familia. En casa, él es el padre exigente, esperando que sus hijos lo admiren todos los días. Sus hijos nunca saben con cuál de las caras están interactuando. Podrían recibir una sonrisa o un reto para recordarles su lugar en la familia. En casa y en público, los hijos de un padre narcisista “reflejan” lo que el padre quiere: una “familia perfecta”, perfección, obediencia y ya que los niños no pueden ser perfectos todos los días, fallarán ante sus padres. Una vez que fracasan, deben pagar las consecuencias. Peor aún, los niños no saben de un día para otro lo que su padre va a querer. Viven con miedo y confusión, de acuerdo con Beth McLarnan de la Escuela de Graduados Adler, autor de “Hijos adultos de Padres narcisistas: Los Ecos”.

Los niños se vuelven narcisistas

Seguir leyendo Los efectos de la conducta narcisista adulta sobre los niños

Perspectivas para los hijos de padres narcisistas y psicópatas

Queremos hoy dedicarnos a los hijos de narcisistas o psicópatas, victimas silenciosas de un abuso invisible pero debilitante. Hay varios escenarios posibles en una familia en la cual uno de los padres tiene estos desórdenes de personalidad. Sin embargo nos enfocaremos en dos de los más probables: el cónyuge sin el desorden se da cuenta del abuso, se separa y trata de que el padre/madre  sin conciencia no afecte la salud emocional del niño; o el cónyuge sin el desorden no logra reconocer la situación patológica y tratan de adaptarse a los designios del psicópata o narcisista.

Seguir leyendo Perspectivas para los hijos de padres narcisistas y psicópatas

El abuso cibernetico: psicópatas y narcisistas en red

acoso cibernetico 5El abuso psicopático y narcisista lamentablemente ha llegado a la red. Se trata de una cultura que abraza el placer sádico obtenido de la desgracia ajena. Cyber acoso, cyber bullying, trolling, suplantación de identidad, hombres que se hacen pasar por colegialas para enamorar niñas, mujeres que se hacen pasar por hombres para enamorar hasta la locura a otras mujeres (puede buscar en YouTube el especial de Dr. Phil con tres mujeres engañadas online por quien creían era el amor de su vida y terminó siendo una mujer psicópata que se burlaba de ellas), abusadores que enamoran a sus víctimas y les piden sexo virtual imágenes que registran y luego cuelgan en sitios de pornografía, o que les piden dinero para viajar a conocerlos. Todos producen el mismo daño, o incluso más, que en relaciones cara a cara. No olvides que al no poderlo ver, proyectas tus buenas cualidades en ellos y no logras ver ciertas señales físicas o verbales que podrían delatarlos.

Seguir leyendo El abuso cibernetico: psicópatas y narcisistas en red