Archivos de la categoría 1.1 Texto

El virus del papiloma humano – La ciencia y el hombre

Origen: El virus del papiloma humano – La ciencia y el hombre

El virus del papiloma humano

Guadalupe Melo Santiesteban y Stefan M. Waliszewski

El virus del papiloma humano (VPH) es el virus que más frecuentemente se transmite a través de la vía sexual. Lo constituye un grupo grande, de más de cien tipos de virus, de los cuales cerca de cuarenta son transmitidos sexualmente e infectan el aparato genital femenino y masculino. Se considera que al menos la mitad de los hombres y mujeres sexualmente activos pueden contraer la infección sin saberlo. La enfermedad tiene la peculiaridad de ser asintomática y de que el varón es un portador que no muestra lesiones visibles, siendo así un reservorio que disemina la enfermedad. Se transmite por contacto sexual (sexo vaginal o anal) afectando los genitales de las mujeres (el cuello del útero, la vagina y el ano) y de los hombres (el pene y el ano). Por el contacto con la piel, produce infecciones de la misma y de las mucosas del tracto anogenital, boca, garganta y tracto respiratorio. Las manifestaciones más frecuentes son las verrugas cutáneas, llamadas verrugas vulgares, y las verrugas en las plantas de los pies. Las lesiones anogenitales se manifiestan como las verrugas genitales (condiloma acuminado, cresta de gallo) y son formaciones carnosas con aspecto de coliflor que aparecen en las zonas húmedas de los genitales, si bien no constituyen un riesgo para la salud. También pueden producirse verrugas en el cuello del útero, vagina, uretra y ano. El VPH puede manifestarse también en la conjuntiva del ojo y en la nariz.

La observación del pene no permite obtener un diagnóstico acertado, aunque se recomienda realizar la penescopia con ácido acético para detectar las lesiones en el varón. Aunque la infección es originada por los mismos tipos de virus en ambos sexos, las lesiones difieren clínica e histológicamente: los varones frecuentemente presentan condilomas mientras que en la mujer predomina la displasia. La displasia cervical es una lesión considerada precancerosa de las células del cuello uterino. Se pueden observar tres grados de displasia: leve, moderada y severa. La displasia leve es la forma más común y se le considera como una respuesta a la agresión del virus. En el 70% de los casos esta lesión se cura sin ningún tratamiento. En el 30% restante, la displasia leve puede transformarse en una lesión más grave. Las displasias moderada y severa son formas graves que deben tratarse debido al riesgo de transformarse en lesiones cancerosas. Estas lesiones se pueden diagnosticar por medio de un análisis citológico, que permite detectar las alteraciones celulares.

El VPH puede producir alteraciones epiteliales del cuello uterino, las que se conocen como neoplasias intraepiteliales cervicales, que a su vez se clasifican en tres grados. La neoplasia de tercer grado es una lesión precursora del cáncer cervicouterino.

Los virus de papiloma humano se dividen como de alto y bajo riesgo dependiendo del riesgo de provocar lesiones cancerígenas. Se denomina factor de riesgo el que se asocia con el desarrollo de una enfermedad pero sin ser suficiente para causarla; es necesaria la presencia de otros factores asociados para causar la enfermedad. El VPH de bajo riesgo (tipos 6, 11, 40, 42, 53, 54 y 57) puede causar cambios leves en el cuello del útero y provocar verrugas genitales, pero no cáncer. Los virus de papiloma humano de alto riesgo incluyen los tipos 16, 18, 31, 35, 39, 45, 51, 52, 56 y 58 y se relacionan mayormente con los casos de cáncer de cuello uterino. De estos tipos, el VPH 16 y el 18 son los más peligrosos por vincularse frecuentemente con el cáncer cervicouterino. Por lo general, la infección de VPH de alto riesgo puede provocar cambios celulares que, si no son tratados, pueden provocar cáncer. En las personas infectadas, entre más persiste el VPH de alto riesgo (no desaparece durante años), es mayor el riesgo de cáncer.

Se han encontrado algunos factores de riesgo asociados al VPH que facilitan su evolución hacia el cáncer cervicouterino: conducta sexual, consumo de tabaco, embarazos múltiples, supresión del sistema inmunológico, uso prolongado de anticonceptivos y desnutrición. La conducta sexual se considera como el principal factor de riesgo. Las investigaciones indican que el inicio precoz de las relaciones sexuales (antes de los 20 años) tiene un factor de riesgo 2.9 veces mayor, y que tener varias parejas sexuales aumenta ese riesgo 2.2 veces. El VPH cervical o vulvar fue determinado entre 17 y 21% de las mujeres con una pareja sexual, pero se elevó a 69-83% en mujeres que tenían cinco o más parejas sexuales.

La promiscuidad sexual del hombre constituye un factor de riesgo dado que en sus múltiples contactos sexuales se contagia y trasmite el virus a su pareja. En la población de prostitutas la frecuencia de infección por virus papiloma humano de alto riesgo (VPH tipos 16, 18, 31 y 58) es hasta catorce veces más frecuente que en la población general.

El hábito de fumar (factor de riesgo 2.4), se relaciona con la displasia cervical, posiblemente por la acción tóxica sobre el cuello uterino de los ingredientes del humo inhalado durante la quema del cigarrillo. Estos agentes químicos pueden concentrarse en las secreciones genitales masculinas, acelerando la aparición de lesiones genitales y su evolución hacia el cáncer. Determinadas carencias nutricionales favorecen asimismo la aparición de la displasia cervical por la infección de VPH, así como los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo.

Hay factores genéticos o enfermedades como el sida, uso de medicamentos o consumo de drogas que provocan la depresión del sistema inmunológico y predisponen al desarrollo del cáncer anogenital y del cuello uterino cuando ocurre una infección por VPH.

El uso prolongado de anticonceptivos se vincula también con la persistencia de infecciones provocadas por el VPH. Algunos estudios estiman que las mujeres que utilizan anticonceptivos orales por más de cinco años duplican el riesgo de contraer cáncer cervicouterino.

Una dieta baja en antioxidantes, ácido fólico y vitamina C favorece la persistencia de la infección y la evolución de las lesiones intraepiteliales cervicales de primero, segundo y tercer grado, y del cáncer cervicouterino inclusive.

Un estudio realizado en Estados Unidos evidenció que una cuarta parte de las mujeres menores de 25 años presentan infección por VPH oncogénico (o sea, con alto riesgo de producir cáncer). La frecuencia de tal infección en las mujeres de 35 a 44 años fue de una en diez, al igual que en las mujeres de 45-54 años, y ligeramente mayor en las de 65 años y más. En el mundo, la mayor frecuencia de VPH de alto riesgo ocurre en África y América Latina.

Un estudio realizado en la entidad veracruzana con doscientas mujeres de entre 15 y 60 años de edad reveló que casi una tercera parte de ellas dio resultado positivo al VPH de alto riesgo y que el resto fueron negativas. La búsqueda de factores de riesgo en la población estudiada muestra que la edad y el peso no fueron factores de riesgo de neoplasia cervicouterina, ni tampoco las condiciones reproductivas de la mujer, como la edad al momento de la menarca, la de inicio de la vida sexual, el número de partos, el número de gestas, abortos, la edad al primer embarazo o el uso de anticonceptivos orales. En la población estudiada, el modo de vida (estado civil, número de parejas sexuales, el consumo de alcohol y tabaquismo) tiene un factor de riesgo de 2.4 a 6.6 veces superior de contagio por VPH de alto riesgo.

Para prevenir el cáncer cervicouterino inducido por el VPH de alto riesgo se recomienda realizar una vez al año el examen de Papanicolaou y la prueba de captura de híbridos para identificar el ADN viral; además, evitar el excesivo consumo de alcohol y tabaco, que son factores que influyen en el modo de vida y propician relaciones sexuales espontáneas que aumentan el riesgo de contagio. La estimulación del sistema inmunológico se puede lograr consumiendo sustancias antioxidantes (frutas y verduras), vitamina C y ácido fólico y fibra vegetal; es necesario igualmente disminuir el consumo de carnes rojas y productos cárnicos, evitar el estrés, hacer ejercicio físico al menos tres veces por semana y dormir por lo menos ocho horas diarias.

Virus del Papiloma Humano genital

LA REALIDAD

PROTEJASE + PROTEJA A SU PAREJA

  • El virus del papiloma humano genital (VPH) es el virus de transmisión sexual más frecuente en los Estados Unidos. La mayoría de las personas sexualmente activas tendrán VPH genital en algún momento de sus vidas.
  • La mayoría de las personas con el virus del papiloma humano genital no saben que lo tienen. Por lo general, no presenta síntomas y desaparece por sí solo, sin causar serios problemas de salud.
  • El VPH se transmite por el contacto genital (como a través de las relaciones sexuales vaginales o anales). Usted puede transmitir el VPH a otras personas sin saberlo.
  • No hay cura para el VPH, pero hay tratamientos para los problemas de salud que pueden causar algunos tipos del VPH, como las verrugas genitales y el cáncer de cuello uterino.

verrugas genitales¿CÓMO PUEDO DISMINUIR MI RIESGO DE CONTRAER EL VPH?

  • La manera más segura de prevenir el VPH es no tener relaciones sexuales.
  • Si usted decide tener actividad sexual, limite el número de parejas sexuales. Mientras menos parejas sexuales tenga, menos probabilidad tendrá de adquirir el VPH.
  • Los condones pueden disminuir su probabilidad de contraer el VPH, verrugas genitales o cáncer de cuello uterino, si se usan de la manera adecuada cada vez que tiene relaciones sexuales. Pero el VPH puede infectar las áreas que no están cubiertas por el condón, por lo tanto no debe pensar que los condones le protegen totalmente contra el VPH.
  • Lavarse los genitales, orinar o hacerse una ducha vaginal después de tener relaciones sexuales no previene ninguna enfermedad de transmisión sexual.
  • Las mujeres y los hombres se pueden vacunar para protegerse contra los tipos del VPH que causan problemas de salud con más frecuencia. Las vacunas se aplican en 3 dosis durante en un periodo de 6 meses. Estas vacunas son más eficaces si todas las dosis se reciben antes de que una persona tenga contacto sexual con su primera pareja sexual.

pene vph

¿Cómo se contrae el VPH?

Cualquier persona que ha tenido contacto genital con otra persona puede contraer el VPH. Tanto los hombres como las mujeres pueden adquirirlo y pasarlo a otros sin darse cuenta.

¿Qué efectos en la salud causa el VPH?

El VPH genital no causa problemas de salud en la mayoría de las personas.

Hay muchos tipos de VPH. Las infecciones por el VPH pueden ser de bajo o alto riesgo. Las infecciones por el VPH de bajo riesgo pueden causar verrugas genitales. Por lo general, las verrugas no provocan dolor y no constituyen un problema grave. Pueden ser planas o elevadas, aparecer en forma individual o en grupo o ser de tamaño pequeño o grande. Si no se recibe tratamiento, las verrugas pueden crecer en tamaño y número o pueden desaparecer por sí solas.

Verruga-genitalLas mujeres con el VPH pueden tener verrugas en la vagina, la vulva o el cuello uterino. Los hombres con el VPH pueden tener verrugas en el pene, el escroto o la ingle. Tanto hombres como mujeres pueden presentar verrugas genitales en el ano y el área del muslo.

Las infecciones por el VPH de alto riesgo pueden en ocasiones avanzar a cáncer de cuello uterino (la abertura del útero). Estas infecciones también pueden causar otros cánceres como el cáncer de ano. En algunas personas, las infecciones por el VPH de alto riesgo pueden continuar y ocasionar cambios a nivel celular. Si estos cambios en las células no se tratan, pueden causar cáncer con el tiempo.

Las infecciones por el VPH persistentes (las que duran por varios años) son las únicas que presentan un riesgo de cáncer en las personas. Los tipos de VPH que pueden causar cáncer no son los mismos que los que pueden causar verrugas genitales.

vph en boca

 

 

 

 

Información adicional importante sobre el VPH

SI USTED ES MUJER

Es importante informarse sobre el vínculo entre el VPH y el cáncer de cuello uterino, así como de las medidas que puede tomar para prevenir esta enfermedad. Recibir las 3 dosis de la vacuna contra el VPH y realizarse pruebas de detección en forma regular puede prevenir el cáncer de cuello uterino. Una de las marcas de la vacuna contra el VPH (Gardasil) también puede prevenir la mayoría de las verrugas genitales.

SI USTED ES HOMBRE

Es importante que sepa que puede tener el VPH genital —y se lo puede pasar a su pareja— aunque usted no tenga síntomas. Algunos tipos de VPH pueden causar cáncer del ano y pene, pero estos cánceres son muy poco frecuentes en hombres con sistemas inmunitarios saludables.

Hay una marca de la vacuna (Gardasil) que puede prevenir el problema más frecuente causado por el VPH en los hombres: las verrugas genitales. La vacuna está disponible para varones entre los 9 y 26 años de edad.

Si tengo el VPH ¿esto quiere decir que tendré cáncer?

No. La mayoría de los tipos de infecciones por el VPH no causan cáncer. Las mujeres pueden protegerse del cáncer de cuello uterino al realizarse pruebas de Papanicolaou en forma regular y recibir tratamiento temprano para cualquier problema que pueda avanzar a cáncer

 

¿Tengo que saber si tengo el VPH?

No hay razón para realizarse una prueba de detección solo para saber si tiene el VPH genital. La mayoría de las personas contraerán el VPH en algún momento de su vida. Por lo general, la infección desaparece por sí sola. Sin embargo, es muy importante que las mujeres se hagan pruebas de detección del cáncer de cuello uterino, el cual es causado por el VPH genital.

SI USTED ES MUJER

Debe hacerse la prueba del Papanicolaou en forma regular para detectar cambios en su cuello uterino. La prueba del Papanicolaou es la mejor forma de detectar el cáncer de cuello uterino. Los cambios que se identifican en etapas tempranas se pueden tratar antes de que avancen a cáncer.

Si usted tiene 30 años o más, o si el resultado de su prueba de Papanicolaou no es claro, su médico le puede recomendar hacerse una prueba de detección del VPH. Esta prueba le puede servir al médico a decidir qué otras pruebas o tratamientos le deben hacer.

¿Puede tratarse el VPH?

  • No hay tratamiento solo para el virus del papiloma humano genital. Sin embargo, la mayoría del tiempo, su cuerpo se encarga de combatir el virus por sí solo.
  • Hay tratamientos disponibles para los problemas de salud que puede causar el VPH genital, como las verrugas genitales, los cambios en el cuello uterino y el cáncer de cuello uterino.
  • El virus puede permanecer en su cuerpo, aun después de que haya recibido tratamiento para las verrugas genitales. Esto quiere decir que usted puede transmitir todavía el VPH a sus parejas sexuales.

¿Hay una vacuna?

Las mujeres y los hombres se pueden vacunar para protegerse contra los tipos de VPH que causan problemas de salud con más frecuencia. Las vacunas se aplican en 3 dosis durante en un periodo de 6 meses. Estas vacunas son más eficaces si todas las dosis se reciben antes de que una persona tenga contacto sexual con su primera pareja sexual.

  • Existen dos marcas de la vacuna contra el VPH (Cervarix y Gardasil) que protegen a las mujeres contra los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Una de estas vacunas (Gardasil) también protege contra la mayoría de las verrugas genitales.
  • Los médicos recomiendan que todas las niñas de 11 a 12 años de edad se vacunen contra el VPH. También se recomienda administrar la vacunas contra el VPH a las mujeres de hasta 26 años de edad que no recibieron todas las 3 dosis de la vacuna cuando eran más jóvenes.
  • No importa qué marca de vacuna contra el VPH reciba la niña o mujer, lo que es importante es que se le administren las 3 dosis de la misma marca. Aunque haya recibido las 3 dosis de la vacuna, es importante que la mujer se siga realizando la prueba de Papanicolaou de acuerdo a las recomendaciones. Una de estas vacunas (Gardasil) protege a los varones contra la mayoría de las verrugas genitales. Esta vacuna está disponible para varones de 9 a 26 años de edad.

 

Un mensaje para todas las personas

PROTÉJASE Y PROTEJA A SU PAREJA.

Si usted es mujer, es muy importante que se realice pruebas de Papanicolaou regulares para detectar problemas que puedan avanzar a cáncer de cuello uterino. A la mayoría de las mujeres que les da cáncer de cuello uterino no se habían realizado pruebas de Papanicolaou con regularidad.

Compartido de:  www.cdc.gov/std/hpv

Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services—Order # 220646

Examen de VPH para hombres


Test de ADN verrugas genitales hombresHPV hombres

Desde que se estableció la relación causal entre el Virus del Papiloma o HPV con el Cáncer de Cuello Uterino en la mujer, comenzaron a realizarse distintos estudios de investigación tratando de relacionar al Virus del Papiloma Humano con diferentes tipos de Cáncer, tanto en la mujer como en el hombre.

El Virus del Papiloma Humano o HPV es un virus de transmisión sexual que se contagia fácilmente por el contacto directo de la piel o las mucosas con el virus de la persona portadora. En el hombre es frecuente encontrar lesiones en el pene, en la piel que recubre a los testículos, en la región perianal, anal y en la boca. Por otro lado también es común encontrar lesiones en la piel que rodea a los genitales y distintas partes del cuerpo donde hubo contacto con el virus.

En los resultados obtenidos en investigaciones sobre el Virus del Papiloma Humano o HPV se concluyó que ciertos tipos virales como el HPV 16 se relacionan en el hombre con el Cáncer de pene, ano, boca y/o en el sitio de infección que estuviere.

Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) y Captura Híbrida en el hombre.

200px-Papilloma 2009 G1Estos test son muy sensibles para la detección del Virus del Papiloma Humano (HPV) y para la tipificación viral en el caso de la PCR. Son estudios que actualmente se realizan de rutina en países del primer mundo.

Ventajas del Test de ADN en el hombre:

    * Saber si las lesiones que presenta son causa del Virus del Papiloma Humano (HPV).
    * Saber si el tipo viral que presenta es de alto o bajo riesgo, es decir relacionado o no con el Cáncer.
    * Saber si el tipo viral que presenta es el mismo que tiene su pareja sexual.
    * Establecer un pronóstico de persistencia viral en el sitio de infección de acuerdo al virus presente.
    * Tener una detallada información en cuanto a la gravedad en caso de contagiar a otra persona.
    * Saber el tipo viral para establecer si la vacuna contra el HPV puede ser efectiva o no.
    * En caso de ser un paciente inmunodeprimido conocer la gravedad de la infección.
    * Hacer un seguimiento del tratamiento.
    * Tomar los recaudos preventivos a tiempo.
    * Técnica indolora.
    * Técnica con una sensibilidad del 100%.
    * Técnica específica para detectar el tipo viral de los cien existentes.

prueba VPH hombreEl Test de ADN en el hombre se toma con un cepillo sobre la lesión del pene, ano, etc. y es totalmente indolora. También se puede obtener mediante biopsias dirigidas de las lesiones.

Dada la cantidad de pacientes con infecciones causadas por el Virus del Papiloma Humano o HPV estamos convencidos que en un futuro no muy lejano esta técnica pasará a hacer rutinaria también en el hombre

Compartido de: http://www.hpvmedicalcenter.com.ar/HPV-tratamiento-cancer/es/Test%20de%20ADN%20HPV%20hombres.htm

Los micromachismos cotidianos y sus efectos

Origen: EMPODERAR a las MUJERES

Jorge Corsi, dice que “la violencia hacia las mujeres se estructuró socialmente mediante un proceso de invisibilización (falta de percepción social) y la naturalización de la misma (como un medio para “educar” a menores y mujeres)”. Las víctimas no tenían conciencia de que sus derechos eran vulnerados ni había leyes que las protegieran.

Este proceso de invisibilización y naturalización de la violencia lo ha estudiado en detalle Luis Bonino, quien acuñó el término “micromachismos” para describir los “pequeños” comportamientos de violencia cotidiana que ejercen los hombren en la pareja para coartar la autonomía personal femenina, de manera continuada, sutil e insidiosa.

Los define como “pequeños, casi imperceptibles controles y abusos de poder cuasi-normalizados que sin ser muy notables, restringen y violentan insidiosa y reiteradamente el poder personal, la autonomía y el equilibrio psíquico de las mujeres, atentando además contra la democratización de las relaciones. Dada su invisibilidad se ejercen generalmente con total impunidad.” “Son de uso reiterado aún en los varones “normales”, aquellos que desde el discurso social no podrían ser llamados violentos…”

El objetivo de esas conductas sería, según Bonino: ” ejecutan estas maniobras para conservar su posición de género, intentando mantener o reafirmar los lugares que la cultura tradicional asigna a mujeres y hombres: ellos con más derechos a definir la realidad, a la libertad, a tener razón, al uso del tiempo y del espacio, a ser cuidado y a desimplicarse de lo doméstico; ellas con menos derecho a todo ello y disponibles para el varón…Las ejecutan también como una afirmación de su identidad masculina, sustentada en las creencias de superioridad sobre la mujer y de autonomía autoafirmativa con negación de la vincularidad intimista y la reciprocidad.”

Dichas maniobras son casi invisibles por estar naturalizadas y sostenidas por las normas patriarcales de género que les otorga su aval social.

Este autor los clasificó en las siguientes categorías:

1) Los micromachismos coercitivos (o directos) son aquellos en los que el hombre usa la fuerza moral, psíquica, económica o de su caracter, para intentar doblegar a las mujeres y convencerlas de que no tienen razón.

Entre los micromachismos coercitivos, Luis Bonino describe los siguientes:

  • intimidación: Comportamiento atemorizante (mirada, tono de voz) que se ejerce cuando ya se tiene fama de persona abusiva o agresiva. Se dan indicios de que si no se obedece algo pasará.
  • toma repentina del mando: Anular o no tener en cuenta las decisiones de la otra persona, incluyendo tomar decisiones sin consultar, ocupar espacios comunes, opinar sin que se lo pidan o monopolizar la conversación.
  • apelación al argumento lógico: Recurrir a la lógica y a la “razón” para imponer ideas, conductas o elecciones desfavorables para la otra persona
  • insistencia abusiva: Obtener lo que se quiere por agotamiento de la otra persona que al final acepta a cambio de paz.
  • control del dinero: Maniobras para monopolizar el uso o las decisiones sobre el dinero, limitando el acceso de la otra persona o dando por descontado que se tiene más derecho a ello.
  • uso expansivo del espacio físico: Ocupar los espacios comunes impidiendo que la otra persona los emplee.

2) Los micromachimos encubiertos (de control oculto o indirectos) incluyen aquellos en los que el hombre oculta su objetivo de dominio. Algunas de estas maniobras son tan sutiles que pasan desapercibidas, y por ello pueden llegar a ser más efectivas que las anteriores. Este tipo de actuaciones impiden el pensamiento y la acción eficaz de la mujer, llevándola en la dirección elegida por el hombre y aprovechan su dependencia afectiva y su pensamiento “confiado”, provocando en ella sentimientos de desvalimiento, confusión, culpa y dudas que favorecen el descenso de la autoestima y la autoconfianza.

Entre los micromachismos encubiertos, Luis Bonino señala los siguientes:

  • maternalización de la mujer: Inducir a la mujer a dar prioridad al cuidado de otras personas (hijos/as, familiares) promoviendo que ella no tenga en cuenta su propio desarrollo personal o laboral.
  • maniobras de explotación emocional: Generar en la otra persona dudas sobre si misma, sentimientos negativos y dependencia usando dobles mensajes, insinuaciones, acusaciones veladas, chantaje emocional, etc.
  • terrorismo: Comentarios de descalificación (de sospecha, agresivos) repentinos, sorpresivos que dejan indefensa a la otra persona por su carácter abrupto.
  • paternalismo: Hacer sentir a la mujer como si fuera una niña que necesita cuidados.
  • creación de falta de intimidad: No reconocer las necesidades de afecto de la pareja, la resistencia a hablar de sí mismo, invadir los espacios de intimidad de la otra persona, etc.
  • engaños: Desfigurar la realidad al ocultar lo que no interesa que la otra persona sepa.
  • autoindulgencia sobre la propia conducta perjudicial: Eludir la responsabilidad sobre las propias acciones, negarlas o no darles importancia (Hacerse el tonto, “No me di cuenta”, “Quiero cambiar, pero me cuesta”), justificarse apelando a las obligaciones laborales (“No tengo tiempo para ocuparme de los niños”).

3) Los micromachismos de crisis suelen utilizarse para restablecer el reparto previo y mantener la desigualdad de poder en momentos tales como el aumento del poder personal de la mujer por cambios en su vida o por la pérdida de poder del hombre por razones físicas o laborales.

Entre los micromachismos de crisis, Luis Bonino señala los siguientes:

  • seudoapoyo en las tareas de la casa: Se anuncia el apoyo pero sin hacerlo efectivo. Se evita así mostrar una oposición frontal pero no se colabora en el reparto de la carga doméstica
  • desconexión y distanciamiento: Se utilizan formas de resistencia pasiva, incluyendo falta de apoyo o colaboración, no tomar la iniciativa y luego criticar, amenazar con abandonar o abandonar realmente la relación.
  • hacer méritos: Maniobras consistentes en hacer regalos, prometer comportarse bien o hacer cambios superficiales, sobre todo frente a amenazas de separación, sin cuestionarse la situación de base o sus causas.
  • dar lástima: Comportamientos autolesivos como accidentes, aumento de adicciones, enfermedades, amenazas de suicidio, que inducen a la otra persona a pensar que sin ella él podría terminar muy mal.

Posteriormente, este autor reorganiza su propuesta manteniendo las categorías descritas (aunque diferenciando nuevos elementos en algunas de ellas) y añade una nueva, los micromachismos utilitarios que son los requerimientos abusivos hacia la mujer, la no participación en lo doméstico ni en el cuidado de los vínculos y de la familia y la no reciprocidad de cuidado hacia la mujer.
Foto: Photobucket
Pintura: Frida Kahlo

Equidad de Género. Qué es.

¿Qué es equidad de género?

¿Por qué hablamos de género y no de sexo?

Cuando hablamos de IGUALDAD siempre nos estamos refiriendo a la igualdad de GÉNERO, nunca oímos decir “igualdad de sexo”.

Igualdad de género no es sinónimo de igualdad de sexo, porque SEXO y GÉNERO no es lo mismo, aunque se asignen los géneros en función del sexo.

Presentación en power point ppt

Equidad de genero http://www.slideshare.net/NorlanJoiner/equidad-de-genero-27937350

 

 

El machismo es cosa de 2

El machismo es un fenómeno cultural que consiste básicamente en la exageración de las características masculinas y la creencia de la superioridad del hombre sobre la mujer. El hombre en la cultura machista, debe reunir determinadas cualidades que entran dentro de un estereotipo.
Entre ellas podemos señalar el ser agresivo, dominante, paternalista, conquistador de todas las mujeres que le rodeen (pero que otro no haga lo mismo con las mujeres que “pertenecen” a su familia, las cuales deben permanecer vírgenes), ser racional y frío y no mostrar sus sentimientos (el desapego emocional es parte de la “superioridad” del macho sobre la mujer); ser autoridad absoluta en su casa y que “su” mujer le obedezca. Brevemente, establecer con su pareja una relación de poder amo-esclava (más o menos pronunciado o disimulado).
Si intentamos una explicación de este fenómeno nos encontramos con que una preocupación excesiva por la masculinidad y la exageración de los rasgos masculinos sólo oculta una falta de seguridad, es una conducta compensatoria.

Seguir leyendo El machismo es cosa de 2

La madre en una sociedad patriarcal

En una sociedad patriarcal ser madre es ser mujer-de-y-para-otros. Es hacer trabajo invisible, no pagado, no reconocido ni protegido por leyes, y generalmente descalificado (cómo se va a pagar, si se convence a la mujer que debe hacerlo “por amor”; claro que con ese criterio a ella no la quiere nadie, porque la recíproca nunca llega).

 

La mujer-madre procrea y reproduce seres humanos. Aplica su trabajo para reproducir material y afectivamente a sus hijos e hijas, para humanizarlos en su propia cultura, en su época, de acuerdo a su género, su clase, sus tradiciones, etcétera.

A través de la maternidad, la mujer es transmisora, defensora y custodia del orden imperante en la cultura y la sociedad. En ello gasta mucha energía física, afectiva e intelectual.

El ser-para-y-de-los-otros le da a la madre cierto poder maternal, que puede ser bien o mal usado. En la opresión, los oprimidos también tienen poderes derivados del poder mismo; con ello se defienden o lo ejercen sobre otros más desvalidos.

La ideología “amorosa” que aún impera en muchos lugares consagra en el vínculo hombre-mujer la desigualdad; es una ideología basada en la propiedad de las personas: de los niños y niñas en su invalidez y minoridad y de las mujeres que tienen necesidad de depender de un hombre.

La mujer lamentablemente es custodia y reproductora del mismo patriarcado que la somete cuya metodología es la dependencia y a veces el miedo y otros la falta de conciencia acerca del funcionamiento del sistema.

La madre que reproduce esta ideología es víctima y cómplice inconsciente. Su tarea es conquistar interiormente su libertad, para educar hijos e hijas libres.


Bibliografía: Lagarde, M. (1990) Cautiverios de las mujeres. UNAM, México.
Publicado en el Diario La República (de las Mujeres) de Uruguay el 14.05.1995. (extracto)

Consecuencias de vivir en un ambiente violento

De cualquier forma sale uno lastimado

Todas las expresiones de violencia generan daños en las personas de una u otra manera. La severidad de estos daños dependerá de la magnitud y del tipo de violencia que se cometa (emocional, física, sexual o económica) y de las características de la persona que es violentada. Como ya se ha mencionado, en los casos de violencia familiar los niños, las mujeres, los discapacitados y las personas mayores son los más vulnerables.

Cuando la violencia ocurre durante la infancia, los daños que se generan en la personalidad del niño o de la niña pueden ser para toda la vida. Si el niño no recibió el afecto y el cuidado que necesitaba y en su lugar recibió maltrato emocional o físico lo más probable es que desarrolle una personalidad con baja autoestima, sentimientos de minusvalía, culpabilidad, gran inseguridad y termine por no darle importancia ni valor a sus necesidades afectivas.

Durante su etapa escolar, en el mejor de los casos experimentará bajo rendimiento y aislamiento social y en el peor se refugiará en las drogas, el alcohol o la delincuencia.

Más adelante, en su edad adulta, formará relaciones interpersonales que podrán ser insatisfactorias y conflictivas o podrán llegar a ser claramente destructivas, con altos grados de violencia, porque eso fue lo que aprendió en casa.

Cuando el maltrato es por parte del hombre hacia la mujer, la familia entera se verá afectada. La mujer, además de sentirse devaluada, culpable y temerosa experimentará “estrés emocional” afectando de manera importante su desempeño laboral o su trabajo en el hogar. Difícilmente logrará cuidar adecuadamente a sus hijos y brindarles el amor que ellos necesitan, en el peor de los casos se desquitará con ellos replicando la violencia ejercida por la pareja.

El abuso sexual, también provoca daños importantes en la personalidad del que la padece, además de los sentimientos de minusvalía e inseguridad que ya hemos mencionado, se añaden los trastornos que los psiquiatras catalogan como “estrés postraumático”, es decir, la persona empieza a experimentar un gran temor, culpabilidad, frustración, enojo soledad, desesperanza, miedo intenso y una gran sensación de falta de ayuda y de horror. Este “estrés postraumático” se puede experimentar también cuando el maltrato físico es de grandes magnitudes.

Por último, habría que señalar que en el maltrato físico y en ocasiones en el abuso sexual, además de ocasionar grandes daños psicológicos en la persona, se provocan lesiones en el cuerpo como llagas, heridas, traumatismos, hematomas, cortaduras, quemaduras, o fracturas. Se puede llegar incluso a la invalidez o al asesinato de la víctima.

____________________________________
[1] http://www.unicef.org/lac/Informe_Mundial_Sobre_Violencia_1(1).pdfArchivo en formato PDFLink externo

Violencia simbólica. Entrevista a Daniela Allerbon

violencia simbolicaEs una forma de agresión que todavía resulta difícil de distinguir y percibir, porque está inmersa en lo cotidiano y, a través de sus mensajes, naturaliza situaciones que no son naturales, como la violencia o la falta de respeto a las mujeres.

Entrevista a Daniela Allerbon

Seguir leyendo Violencia simbólica. Entrevista a Daniela Allerbon

Violencia sexual

violacionViolencia sexual, o abuso sexual, se refiere en primera instancia a la violación, pero también incluye la burla, la humillación o el abandono afectivo hacia la sexualidad y las necesidades del otro. Además, está la celotipia y todo tipo de acciones, chantajes, manipulaciones o amenazas para lograr actos o prácticas sexuales no deseadas o que generen dolor.

Las relaciones sexuales frente a terceros y la utilización de objetos sexuales sin el consentimiento de la persona también se consideran formas de abuso sexual, que al igual que las demás, buscan el control, la manipulación y el dominio del otro.

Más información http://www.violenciaenlafamilia.conapo.gob.mx/en/Violencia_Familiar/Violencia_emocional_fsica_sexual_y_econmica

__________________________________________________________________________

El término violencia sexual hace referencia al acto de coacción hacia una persona con el objeto de que lleve a cabo una determinada conducta sexual, por extensión, se consideran también como ejemplos de violencia sexual “los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y/o el lugar de trabajo.”

1 La violencia sexual se manifiesta con actos agresivos que mediante el uso de la fuerza física, psíquica o moral reducen a una persona a condiciones de inferioridad para imponer una conducta sexual en contra de su voluntad. Este es un acto que busca fundamentalmente someter el cuerpo y la voluntad de las personas.-

Características y víctimas más frecuentes

abusos sexualesLos casos más frecuentes de violencia sexual son ejercidos sobre niñ@s (la pedofilia y el abuso sexual intrafamiliar) y la violación de mujeres.

El delincuente sexual lo puede ser en exclusiva (sobre todo en el caso de los pedófilos), pero también puede ir acompañado de otros perfiles delictivos, tal es el caso de robos, agresiones,maltrato físico, etc.

El agresor sexual no es necesariamente un desconocido para la víctima; en ocasiones es, precisamente, su cercanía cotidiana a la misma la que le ha facilitado un determinado grado de confianza que ha derivado en la imposición de una determinada relación.

pedofiliaEn países con estadísticas fiables al respecto, las agresiones sexuales constituyen un porcentaje relativamente bajo de la violencia denunciada. No obstante, el carácter intrínseco de la violencia sexual sugiere la posibilidad de una violencia encubierta debido a actitudes de vergüenza o de temor a represalias por parte de la víctima.

Motivaciones

La mayoría de las víctimas son mujeres y la mayoría de los agresores son hombres. Esta predominancia del agresor sexual masculino se debe a diversos factores:

  • un mayor impulso sexual, derivado, en parte, por el aumento de testosterona en la sangre, que no puede ser inhibido debido a diversos factores. Sin embargo los estudios biológicos que indican, que tanto mujeres como hombres tienen testosterona, anulan este argumento. El impulso sexual es igual tanto en hombres como en mujeres y puede ser inhibido de igual forma por sujetos de uno u otro sexo.
  • un mayor componente agresivo; biológicamente también se ha determinado que no existe relación entre sexo y agresividad, por lo que este componente agresivo es causado únicamente por la educación social y cultural que reciban los individuos.
  • una mayor impronta de factores socio-culturales, como es el caso de las expectativas de su comportamiento como varón, que van asociadas a un impulso sexual fuerte, etc.

En el origen de la violencia sexual se encuentran, al menos, tres factores esenciales:

En primer lugar están los factores psicológicos: la imposibilidad de conseguir la excitación sexual sin el uso de la violencia; la falta de autocontrol; una autoestima deficitaria en lo sexual; la ausencia de empatía sexual, que puede llevar a una distorsión cognitiva que justifique su agresión (a ella le gusta, ella lo ha buscado, el sexo con niños es darles cariño…); algún trastorno de personalidad; una historia personal como víctima de abusos sexuales; etc. En el caso de las violaciones, por ejemplo, en muchas ocasiones más que el placer sexual es la necesidad de satisfacer necesidades de dominación, autoafirmación, competitividad o poder las que están en el origen de las mismas.

En segundo lugar están los factores sociales: el prestigio que da la violencia para ciertos individuos en determinados grupos sociales; la cosificación de la mujer a través de los medios de comunicación y lenguaje sexista; etc.

En tercer lugar están los factores situacionales: como el consumo de drogas y alcohol, y el contagio emocional de la vivencia grupal.

Lo que en concreto puede precipitar una agresión sexual es la presencia de ciertas variables circunstanciales, como una situación de estrés prolongada, el consumo de alcohol, un deseo urgente sexual, un grado alto de irritabilidad o la percepción de seducción o indefensión en la víctima, así como la probabilidad de que el acto quede impune

Fuentes bibliográficas: Enrique Echeburua, “Violencia sexual”, Mente y Cerebro, 28, 2008, págs. 68-73.

Informe mundial sobre la violencia y la salud, cap. 6.

Violencia física

mujer-golpeada-1¿Alguna vez te ha golpeado o empujado tu pareja, mientras discuten?


¿Te ha llegado a pegar, disculpándose inmediatamente o alegando que tú lo provocaste?

Si ha sucedido una o dos veces, ten cuidado y evita que se repita.
Si lo ha hecho en varias ocasiones, se trata de un caso claro de violencia intrafamiliar.

Generalmente nos asusta descubrir síntomas de violencia en nuestra relación de pareja y tendemos a negarla o a quitarle importancia.
Pero una vez que se inicia el abuso físico, se incrementa y mantiene con facilidad.

Cuando empezamos a utilizar la violencia física, para controlar a una persona o cuando permitimos que la utilicen con nosotros, puede volverse parte “normal” de nuestra vida.

Para hablar de violencia o abuso físico, no es necesario que la persona a la que golpean resulte herida de gravedad, ni que se de todos los días.
Tampoco es un problema que se da, sólo en ciertas clases sociales o en personas con poca educación.

issac asimov

Se considera violencia, cualquier tipo de agresión, que no sea accidental, en la que se usa la fuerza física.
Esta agresión puede ser con un objeto, arma, sustancia o con alguna parte del cuerpo (pies, puños, etc.) y abarca desde un empujón o golpe con la mano abierta, hasta cualquier lesión que cause incapacidad o muerte.

Creemos, equivocadamente, que la principal causa de la violencia intrafamiliar es la falta de control en el agresor, pero no es así.
Esa misma persona se controla ante sus amigos, jefe o compañeros de trabajo.
De hecho, puede ser una persona muy agradable socialmente, educada y muy amable con la gente en general.
La verdadera razón, es el deseo de tener un total control sobre la o las otras personas de la familia.

La persona a la que golpean, la consideramos como víctima, porque se encuentra indefensa debido a los sentimientos y actitudes que surgen del abuso físico.
El que golpea, es el agresor, porque agrede y lastima sin que tenga necesidad de hacerlo, simplemente por sentirse fuerte y poderoso.

—-Etapas de la violencia física—

La violencia hacia la pareja, en donde la mayor parte es hacia la mujer, se da en tres etapas:

1.-  La acumulación de tensiones.  Esta primera fase, se refiere al periodo de tiempo que se da antes de la violencia.
Su duración es muy variable y puede llegar a durar tanto tiempo, que la víctima ya no piense en la posible agresión.

Esta etapa empieza, casi siempre, como una pequeña irritación o malestar en el golpeador, que empieza a golpear objetos, aventar puertas, etc.
Estas acciones, aparentemente le sirven para descargar parte de la tensión que va acumulando, pero pronto se convierten en abuso verbal y físico.

Generalmente, la víctima busca evitar que la violencia crezca, tratando de apaciguar al agresor con acciones que le han ayudado en otras ocasiones o manteniendo una actitud pasiva, de aceptación, para disminuir la tensión y el coraje de su pareja.

Busca causas externas que le permitan justificar las agresiones y trata de evitar o modificar dichas situaciones.
Se siente culpable del abuso, niega o le quita importancia a sus sentimientos de rabia, dolor y/o impotencia y soporta todo, pensando que es lo único o lo mejor que puede hacer.

El agresor no intenta controlarse, porque está convencido de que su enojo está justificado.
Sin embargo, sabe que su conducta no es apropiada, por lo que su inseguridad, temores, celos, etc., se refuerzan.
Trata de evitar el contacto, con personas que puedan darse cuenta de lo que está sucediendo.

2.-Crisis o episodio agudo de violencia. Es el momento en que el agresor descarga físicamente la tensión acumulada.
La agresión y la violencia son abiertas y de gran intensidad.

La víctima está convencida de que es inútil tratar de escapar o de evitar las agresiones, por lo que piensa que la mejor actitud es la de no ofrecer resistencia.

De hecho, cuando la víctima cree que la violencia es inevitable, trata de provocarla, de manera inconsciente, para terminar con esa situación y con el temor que está viviendo y así, permitir que regrese la calma.
En ocasiones, la única manera de soportar el daño físico es la disociación, en donde la víctima se imagina que no es ella la que está siendo agredida.

Con frecuencia, después del ataque de violencia, la víctima puede caer en una actitud de negación e incredulidad o permanecer en un estado de depresión, desesperación y desesperanza.

Sus acciones, en cuanto a buscar ayuda o a abandonar a su pareja dependen, principalmente, de:

  • La vinculación afectiva con el agresor,
  • el miedo a las consecuencias,
  • el daño y amenazas hacia ella o sus hijos,
  • vivir con la esperanza de que no vuelva a suceder y
  • el “arrepentimiento” de su pareja.

En el agresor predomina un coraje de gran intensidad, el cual, aparentemente, lo “hace perder el control”.
Sin embargo esta es sólo su justificación.
Aun si está borracho o drogado, podría mantener el control, si así lo decidiera.

El agresor se detiene, sólo cuando ha descargado toda su tensión y estrés y siente que tiene el control total, por lo menos momentáneamente, de la otra persona.

La intensidad de la violencia, no depende de la conducta de la víctima, si se queda callada, grita, llora, etc., sino de las características y creencias del agresor.

3.-Arrepentimiento y reconciliación.  Durante este periodo, el agresor manifiesta su arrepentimiento con palabras, acciones o regalos y la promesa de que no va a volver a suceder.
De hecho, se le conoce como la etapa de la “luna de miel”, por el aparente cariño y preocupación que el agresor muestra hacia su pareja.
Ambos actúan como si nada hubiera sucedido.

La víctima necesita creer que no va a ser agredida nunca más, ya que su pareja realmente ha cambiado.
Esta fuerte necesidad la lleva a creer, que el amor que siente por su pareja puede superar cualquier problema y que con una actitud adecuada, puede ayudar a su pareja, creándose así, una situación de codependencia.

Con frecuencia, el problema no sólo no termina, sino que se da lo que se conoce como escalada de violencia, en donde la intensidad y duración de la agresión es cada vez mayor y la duración de la primera y tercera etapa, menor.
Mientras mayor sea la intensidad de la escalada, menos posibilidades de solucionar la situación.

Generalmente, el agresor se ve a sí mismo como una víctima de las circunstancias, en donde no tuvo otra opción.
Si el agresor es el hombre, puede considerar que, como tal, es quien debe controlar la relación y a su mujer, para no ser controlado por ella.

—Características del abusador y de la víctima—

El abusador es:

  • Controlador,
  • manipulador,
  • posesivo,
  • tiende a tener una muy baja autoestima,
  • se siente inferior a su pareja, en algún aspecto,
  • tiene poca capacidad para controlar sus impulsos,
  • está siempre a la defensiva y
  • con frecuencia, aunque no necesariamente, viene de hogares en donde la violencia era lo “normal”.

Puede tener miedo de perder a su pareja o familia y enmascara sus temores con la ira.

El problema real está relacionado con la intensa necesidad de sentir el poder y el control, por lo que un manejo enfocado en el control del coraje no es la solución.

¿Qué sucede en el abusador?

  • Niega la gravedad del problema,
  • cree que si la violencia es “de vez en cuando” no significa ningún problema,
  • justifica sus acciones culpando a la pareja, diciendo que ella lo provocó, que el es la verdadera víctima,
  • si viene de hogares con violencia, puede ser la única manera que conoce para resolver los problemas,
  • está convencidos de que no es malo, pero que perdió el control, y que su pareja, que ya lo conoce, debería haber evitado su enojo,
  • se justifica diciendo que el alcohol le hizo perder el control.

 

—¿Qué es lo que mantiene a la víctima, en esa relación?—

Generalmente la víctima tiene una baja autoestima y se percibe a sí misma sin ningún poder dentro de la relación.
Casi siempre se siente culpable del fracaso de su relación y su propia desvalorización, no sólo la hace verse a sí misma como loca o tonta, sino que la puede hacer dudar de sus propias percepciones, por lo que se siente incapaz de tomar una decisión.

El miedo y la vergüenza le impiden buscar ayuda y tiende a aislarse.
Con frecuencia está deprimida y se siente atrapada entre la violencia y su debilidad e impotencia.

Fácilmente puede caer en el uso del alcohol o la droga, en un intento de disminuir su sufrimiento.
Sufre cambios bruscos en su conducta y estado de ánimo y puede presentar conductas autodestructivas y una sumisión exagerada.
Oculta su codependencia detrás de su “amor” hacia su pareja.

Existen infinidad de razones por las que no abandona a su pareja:

 

  • No tiene recursos materiales,
  • iene miedo de la conducta de su pareja,
  • e siente incapaz de salir adelante, sobre todo si tiene hijos,
  • sus sentimientos de vergüenza la paralizan,
  • no tiene a quien recurrir,
  • creen que existe la posibilidad de que las cosas realmente mejoren, sobre todo si la primera etapa se alarga,
  • vienen de un hogar en donde la violencia era parte de la vida diaria y creen que así son las cosas,
  • están tan deprimidas que no tienen energía para actuar,
  • la pareja las ha amenazado con matarlas o dañar a los hijos, si se van o comentan lo que sucedió.

 

Compartido de: http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/

Violencia psicológica / abuso – acoso emocional

1.-violencia psicologica

El concepto de violencia psicológica es un concepto social que se utiliza para hacer referencia al fenómeno mediante el cual una o más personas agreden de manera verbal a otra u otras personas, estableciendo algún tipo de daño a nivel psicológico y emocional en las personas agredidas. La noción de violencia psicológica ha sido formada para marcar una diferencia con aquella de violencia física ya que supone la agresión verbal y en el trato más que la violencia a través de golpes o heridas físicas. La violencia psicológica es muy común de ciertos ámbitos sociales, tales como el doméstico (donde diversos tipos de conflictos y peleas suelen darse), el laboral, etc.

Los especialistas consideran que la violencia psicológica es una de las peores formas de violencia ya que implica una agresión a la psíquis y a la emocionalidad de una persona. En este sentido, si bien un golpe o una agresión física puede dejar marcas visibles y dolor importante, una agresión verbal o psicológica puede herir mucho más profundo en el entendimiento de esa persona ya que se suele agredir pegando en aquellas partes de las que la persona se siente insegura y que la hacen sentirse mucho más débil y vulnerable frente al agresor (por ejemplo, un marido a su mujer lo hace ejerciendo cierto nivel de poder y de jerarquía que debilita a la figura femenina como parte compositora de la pareja).

La violencia psicológica es además invisible y mucho más difícil de detectar en lo práctico ya que las heridas no son visibles. Así, la agresión psicológica que un marido a su mujer, que un jefe a su empleado o que una persona con mayor poder puede ejercer a otra con menor poder siempre pasan desapercibidas en el momento pero los efectos que generan en la persona pueden ser mucho más duraderos y dolorosos que la violencia física.

… via Definicion ABC http://www.definicionabc.com/social/violencia-psicologica.php

 

__________________________________________________________________________

indiferencia 2 (2)__________________________________________________________________________

—-Violencia Psicológica en la Pareja—

Considera las doce características siguientes y compáralas con tu situación:

1.- Debido al constante abuso verbal de tu pareja hacia ti, tienes una autoestima muy baja y te criticas a ti misma cada vez más.

2.- Debido a que has unido tu felicidad a él o ella, tienes miedo de que te deje, de modo que accedes a sus peticiones y te comportas como tu pareja desea.

3.- A menudo, las palabras despectivas que te dirige van acompañadas de otras conductas abusivas, como la negligencia emocional, humillación o actos violentos. Esto a menudo te hace sentir en el aislamiento y la soledad.

4.- Revisas tus palabras y acciones, temiendo la posibilidad de abuso presente o futuro.

image0065.- Debido a que repetidas veces te ha menospreciado con palabras como fea, gorda, estúpida, sucia, puta u otras similares (en el saso de ellas), (en ellos) inútil, impotente, mediocre, egoísta, perdedor, despreciable, y comienzas a pensar que tal vez sea cierto.

6.- Debido a que se enfada cada vez que pasas tiempo con amistades o familiares, te has aislado y alejado emocionalmente de personas que una vez fueron importantes para ti.

7.- En un intento de manejar el sufrimiento que padeces, puedes recurrir a la comida, el alcohol, las drogas u otras sustancias para aliviar el dolor.

8.- Sintiendo que estás en un constante estado de estrés, puedes tener dolores de espalda inexplicables. Puedes padecer también trastornos gastrointestinales, incluyendo el reflujo gástrico, estreñimiento, diarrea o malestar general en el estómago.

9.- Has perdido interés en cosas que una vez fueron importantes en tu vida.

10.- Intentas convertirte en su consejero o terapeuta.

11.- Debido a que no eres capaz de controlar sus conductas, intentas controlar a otros, lo que da lugar a respuestas airadas.

12.- Generalmente te sientes físicamente exhausta (o), y a veces encuentras difícil llevar a cabo tus actividades diarias.

Si los rasgos y características mencionadas aquí arriba describen tu situación personal, puede ser hora de buscar ayuda. Existen muchos recursos para ayudar a las víctimas de abuso a trabajar en sus sentimientos y emociones. Lo importante es que empieces a buscar ayuda y reparar el daño que te han causado. Ten en cuenta que el abuso emocional no se da en el vacío; es decir, existen otras conductas que acompañan a las palabras airadas y acciones dirigidas hacia ti. Algunas de estas conductas incluyen el abuso físico y la violencia directa. Otras conductas pueden incluir el alcoholismo o abuso de drogas.

http://atencionpsicologicaqueretaro.mex.tl/451485_Violencia-en-Parejas.html

_______________________________________________________________________

Violencia institucional

Es la relativa a los actos u omisiones de los funcionarios de cualquier orden de gobierno que discriminen o tengan como fin dilatar, o bstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres, así como su acceso al disfrute de políticas públicas destinadas a prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia.

Es importante destacar que en la Ley Estatal no se define la Violencia Institucional, sino la violencia cometida por servidores públicos en su artículo 14, sin tomar en cuenta que algunos leyes o reglamentos de algunas instituciones en sus disposiciones violentan a las mujeres; además que las instituciones no sólo están representadas por servidores públicos, sino también por figuras religiosas, como es el caso de la iglesia católica o algunas otras religiones, que en base a su ideología se violentan a las mujeres y se les impide el goce de sus derechos humanos.

Recuerda que los servidores públicos pueden incurrir en delitos que se encuentran en el Código Penal del Estado de Querétaro, que se encuentran a partir del articulo 261 en adelante y son:

  • Ejercicio indebido y abandono del servicio público
  • Desempeño irregular de las funciones públicas
  • Abuso de Autoridad
  • Intimidación
  • Coalición de servidores públicos
  • Peculado
  • Cohecho
  • Concusión

Las recomendaciones para combatir el abuso de autoridad y el mal funcionamiento de algún servidor público son:

  • Investigar quien es su superior jerárquico y dar aviso de los hechos que te violentaron,
  • pedir que se levante una constancia de hechos en contra del funcionario,
  • posteriormente acude a denunciar a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Querétaro.

En estos casos es fundamental que documentes todo el proceso de la denuncia y te apoyes de todas las redes sociales y medios de comunicación para protegerte y hacer pública tu denuncia. Acércate a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en torno a la promoción de los Derechos Humanos, quienes te podrán acompañar en el proceso y asesorar para una mejor resolución.

http://mujersinviolenciaqro.org/vinsti.html

 

Un claro ejemplo  de la violencia institucional en Guanajuato, lo tenemos en el caso de Lucero Salcedo.

Más información sobre este caso en http://www.justiciaparalucero.org/

 

 

Violaciones a la justicia en Guanajuato

 

El gobierno de Guanajuato contra Lucero Salcedo

 

 

Violencia en la comunidad

Violencia en la comunidad

Esta violencia se presenta en lugares públicos (calle, transporte, parque, etc.) y comprende:

  1. Los “piropos”, tocamientos, insinuaciones que te hacen sentir mal.
  2. El trato discriminatorio por ser mujer en los servicios considerados masculinos (información automovilística, de informática, trámites bancarios o administrativos e inmobiliarias).
  3. La negación de tu libre tránsito y acceso en bares, tiendas, deportivos, clubs, así como a tu participación en festividades, actividades o tomas de decisiones comunitarias.

 

La LGAMVLV la define como: Actos individuales o colectivos que trasgreden derechos fundamentales de las mujeres y propician su denigración, discriminación, marginación o exclusión en el ámbito público. Art. 16 LGAMVLV

tocamiento indebido por el jefe  siempre de pendeja meregusta--0-558404.previa manoseo1 mamacita bien pendejatocamiento en autobus

Violencia escolar

La violencia escolar, está dada por la conducta que se desarrolla en el seno de una escuela y que tiene la finalidad de generar algún tipo de daño en dicho marco.

violencia

La violencia escolar puede desarrollarse dentro de la escuela (en un aula, un pasillo, un patio, etc.) o en otros sitios que están vinculados a ella. Sus víctimas pueden ser estudiantes, docentes, trabajadores de la escuela o familiares de los alumnos.

Dentro de la violencia escolar podemos subrayar que existen tres tipos que se determinan en función de quien es el agresor y quien el agredido. Así, por ejemplo, podemos hablar en un primer término de lo que es la violencia de alumnos hacia otros alumnos. Esta se traduce tanto en lesiones de diversa índole como en hurtos de objetos personales, en ataques sexuales o en homicidios.

violenciaEscolar-e1401977879188En los últimos años este tipo de violencia ha dado lugar a casos conocidos en todo el mundo en el que las víctimas, “machacadas” y humilladas hasta límites insospechados, han acabado suicidándose.

violencia de alumno a maestroEn segundo lugar, nos encontramos con la violencia escolar que es ejercida por alumnos sobre el personal docente de su centro en cuestión. La misma se manifiesta tanto a nivel físico, a través de lesiones de distinta categoría, como a nivel psicológico haciendo uso de insultos y humillaciones de muy variada tipología. Un hecho este que ha experimentado lamentablemente un crecimiento importante en los últimos años.

violencia y escuelaY en tercer lugar se encuentra la violencia escolar que es ejercida por el propio personal docente hacia otros compañeros, hacia alumnos, padres de estudiantes o incluso miembros del colegio que trabajen en el ámbito de la administración o de los servicios. Entre las manifestaciones más frecuentes que tiene este tipo de violencia se encuentran las siguientes:

Ataques al aspecto emocional de las víctimas mediante humillaciones o violencia verbal en toda su extensión.

Violencia física.

Relaciones de tipo confuso. En esta categoría se incluyen desde abusos de tipo sexual hasta acoso de diversa índole.

imagen-imagen-bullyingExisten múltiples causas que pueden propiciar la irrupción de la violencia escolar. Los expertos hablan de la falta de límites en la conducta, de la transmisión de situaciones violentas a través de los medios que pueden generar un efecto de contagio y de las condiciones de exclusión y discriminación social.

Es frecuente que la violencia escolar se asocie al acoso escolar, también conocido como bullying. Este acoso consiste en someter a un alumno a un maltrato constante y sostenido a lo largo del tiempo a través de burlas, insultos, golpes, etc.

Las escuelas pueden calificarse de acuerdo al riesgo de que se produzcan hechos de violencia en su comunidad. Las instituciones más vulnerables a la violencia escolar son aquellas donde no se ejerce un control sobre sus integrantes.

Lee todo en: Definición de violencia escolar – Qué es, Significado y Concepto http://definicion.de/violencia-escolar/#ixzz3odrB6dgy

 

Violencia en el noviazgo

La violencia se da en algunos noviazgos adolescentes, y puede manifestarse de varias maneras como física, psicológica y/o sexualmente. De acuerdo a los resultados arrojados en esta investigación, actualmente en el noviazgo se presenta mayormente la violencia psicológica; aunque este tipo de violencia no implica heridas físicas, éstas se pueden borrar, en cambio; los recuerdos derivados de la violencia psicológica son más difíciles de olvidar.

La violencia psicológica en los noviazgos adolescentes actuales es tal, que las jóvenes llegan a cambiar su comportamiento con tal de evitar peleas, al igual que cambian su forma de vestir; además la mayoría de ellas ha perdido contacto con amigos, familiares y compañeros de escuela, con tal de que su pareja no se moleste.

Cabe mencionar que este tipo de relación generalmente se vuelve un tormento para las jóvenes ya que sus parejas se burlan de ellas y las critican constantemente, en pocas palabras son menospreciadas por ellos; y de ser unas jóvenes alegres, seguras de sí mismas, independientes, etc., se pueden transformar en todo lo contrario debido a la presión ejercida por sus novios.
Tomando en cuenta que en la etapa de la adolescencia se hacen presentes las inseguridades y necesidades de aprobación, es común encontrar relaciones donde la mujer deposita su confianza a la pareja esperando recibir aprobación y compañía por parte de él.

Cuando existe un interés y cariño sincero siempre se buscará el bien de la otra persona; el respeto es un valor que debe estar presente en distintos aspectos como lo son las ideas, la toma de decisiones, opiniones, gustos, hábitos costumbres, entre otras cosas.

De acuerdo con los resultados obtenidos, la mayoría de las jovencitas sienten que sus parejas no respetan sus hábitos ni costumbres, así como tampoco toman en cuenta sus opiniones; es decir, el respeto es un valor que no se encuentra del todo en los noviazgos adolescentes actuales.

Es tan marcada la falta que hace el respeto en las relaciones, que la mayor parte de las adolescentes se ven influenciadas por sus parejas al momento de tomar una decisión; lo que significa perder la individualidad, incluso la fidelidad hacia uno mismo.

Dentro de este escenario es muy fácil encontrar parejas donde la mujer no se da cuenta que no esta recibiendo precisamente lo que espera, y posiblemente este siendo victima de un abuso psicológico, lo que se convierte en un circulo vicioso del que no pueden salir con la esperanza de que la pareja llegará a convertirse en lo anhelado por ser la persona con quien desea estar.

Se considera que esta situación de violencia se hace crítica en la actualidad, pues los adolescentes son los portadores de los cambios culturales, puede llamárseles víctimas del estilo de crianza, del ritmo de vida actual, de las múltiples influencias en los medios que alteran el ideal en educación, o peor aún: víctimas de violencia en el noviazgo.

Tipos de violencia en el noviazgo
La violencia se presenta de diferentes formas, pero en todo el daño físico, mental y emocional es terrible y destructivo.

La violencia física
Es la que se comete directamente en el cuerpo de una persona por lo que es fácil de observar es todo acto de agresión intencional que ocasione daños a la integridad física de la mujer con el fin e someterla. Este maltrato puede provocar lesiones como traumatismos, hematomas, cortaduras, quemaduras o fracturas entre otras.
Este tipo de violencia es terrible, porque no solamente ocasiona daños físicos que en ocasiones hasta llegan a incapacitan a la persona, sino que también dejan huellas emocionales profundas, por la humillación, vergüenza, rencor y coraje que generan.

La violencia psico-emocional
Es la más frecuente y consiste en actos u omisiones que se expresan a través de prohibiciones, coacciones, condicionamientos, intimidaciones, amenazas, actitudes devaluatorias y de abandono, insultos, burlas, silencio y gestos agresivos. Las agresiones de este tipo tienden a humillar, ofender, asustar a las mujeres y tienen graves repercusiones en la autoestima, seguridad y estabilidad emocional.

El abandono
Es el acto de desamparo injustificado hacia uno o varios miembros de la familia, con los que se tienen obligaciones que derivan de las disposiciones legales y que ponen en peligro la salud física o mental.

Económica
Otro tipo de violencia es la económica, ya que por medio del control del dinero, el hombre abusa y se aprovecha de la inseguridad de la mujer.

Acerca de la violencia en el noviazgo

http://es.calameo.com/read/0020121011d124e7f03a6

http://fr.calameo.com/read/002307812f6dc2204fbbd

VIDEO DE YOUTUBE

 

CONCLUSIÓN

Bueno nuestra conclusión fue de que la violencia no es buena en ninguna relación y peor aún si te dejas de tu pareja, lo que debe de estar presente en el noviazgo es confianza, comunicacion y algo de tolerancia mas sin embargo de que no se propase nuestra pareja con nosotros.
Esto no significa que desconfiemos de la otra pareja debemos de hacer lo contrario, y debemos de comprender que por si es el caso de que se rompa la relación dejarla por la paz por que eso genera la obsesion y no es buena puede provocar reacciones irrevercibles.
Una buena relacion esta basada en la confianza, nunca te dejes si te falta el respeto debes hablar con esa persona.

TOMADO DE https://marthaabrilcarrillorios.wordpress.com/

Salud sexual de la víctima de violencia

La salud sexual, las secuelas son variadas y de gravedad considerable, y afectan también a la esfera psicológica:

  • Relacionadas con violencia sexual directa.
  • Dolor durante las relaciones sexuales, vaginismo, anorgasmia. Pérdida deseo sexual.
  • Trastornos menstruales.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Infecciones urinarias de repetición.
  • Infecciones de Transmisión Sexual.
  • Embarazos no deseados.
  • Retraso en búsqueda de cuidados prenatales.
  • Aborto, embarazos de alto riesgo, cesáreas, partos prematuros (hay que recordar que el embarazo es un periodo de riesgo, en el que es frecuente que haya una recrudescencia de la violencia, o en muchos casos, marque el inicio de las agresiones físicas).
  • Hijos con bajo peso al nacer e ingreso en UCI.

La 49ª Asamblea Mundial de la Salud (1.996) se adoptó una resolución declarando la violencia prioridad de salud pública en todo el mundo. Reconoce que el sector sanitario está con frecuencia en la primera línea de contacto con las víctimas de la violencia y tiene una capacidad técnica y una posición en la comunidad especial para ayudar a las personas expuestas a riesgos. Es por esta razón que la detección de una víctima, y la primera ayuda que recibe, se haga a través de una consulta por un motivo de salud

http://www.saludmental.info/Secciones/clinica/2008/victimas-violencia-genero-dic08.html

Salud psicológica ó emocional de la víctima

Se calcula que el 60% de las mujeres maltratadas tienen problemas psicológicos moderados o graves. Estas secuelas varían en intensidad en relación a la duración y gravedad del maltrato, y a las características de la propia mujer que la hagan más resistente a sufrirlas.

Los síntomas de mayor frecuencia son:

  • ansiedad,
  • tristeza,
  • pérdida de autoestima,
  • labilidad emocional, (es un conjunto de alteraciones en la manifestación de la afectividad  -llantos, risas inapropiadas o, en general, respuestas emocionales desproporcionadas como reacción a la afectación física- y que en ningún caso significa que exista un auténtico problema psiquiátrico).
  • inapetencia sexual,
  • fatiga permanente

Los principales trastornos psicológicos son:

  • la depresión
  • el trastorno de estrés postraumático

Entre los problemas de salud mental que sufren las víctimas se encuentran los siguientes:

  • Trastornos de ansiedad: son sin duda los síntomas más frecuentes, y aparecen de forma reactiva a la hiperalerta que las mujeres mantienen. Aparecen trastornos de ansiedad generalizada, ataques de pánico y síntomas fóbicos.
  • Trastornos disociativos: La disociación está definida como “la escisión de la conciencia”, la pérdida total o completa de la integración normal entre ciertos recuerdos del pasado, la conciencia de la propia identidad, ciertas sensaciones inmediatas y el control de los movimientos corporales. Pueden darse, entre otros, episodios de amnesia y fenómenos de despersonalización y desrealización (sensaciones de extrañeza hacia el medio y hacia una misma) que traducen una tensión constante.
  • Trastornos Depresivos: La depresión prolongada es el hallazgo más habitual en todos los estudios sobre personas crónicamente traumatizadas. Los cuadros depresivos mayores se complican por el daño psíquico que ya sufren previamente, y que hace que los recursos personales se vean limitados. En otros casos, los síntomas son reactivos, y mejoran una vez que las condiciones de vida cambian y se sale de la relación de maltrato.
  • Trastorno de Estrés Postraumático: cuando no es posible ni resistirse ni escapar, el sistema de autodefensa humano se siente sobrepasado y desorganizado. Al perder su utilidad, cada componente de la respuesta  normal al peligro tiende a persistir en un estado alterado y exagerado mucho después de que haya terminado el peligro real.  Por ello, la triada típica del trastorno de estrés postraumático incluye los siguientes conjuntos de síntomas:
    • Reexperimetación (miedos, pesadillas, recuerdos intrusivos)
    • Evitación (distanciamiento emocional, aislamiento, escasa proyección de futuro)
    • Activación fisiológica (dificultades en el sueño, problemas de atención y concentración, irritabilidad, hipervigilancia, alerta y sobresalto)
  • T. personalidad: el trauma prolongado y repetido durante la niñez interfiere en el adecuado desarrollo y formación de la personalidad, lo que conlleva problemas relacionados en la vida adulta. La experiencia de terror e indefensión durante la adolescencia interfiere en la formación de la identidad, la separación de la familia de origen y la exploración del entorno social. Por último, los adultos que han estado sometidos a un trauma prolongado y repetido, desarrollan una forma de desorden de estrés postraumático progresiva e insidiosa que invade y erosiona la personalidad.
  • Comportamientos de riesgo: el trauma crónico deteriora la capacidad del ser humano de percibir y valorar una situación de riesgo. Pueden darse entre las víctimas conductas que las pongan en peligro, y pueden aparecer abuso de alcohol y otras drogas o conductas sexuales de riesgo.
    • Trastornos de la conducta   alimentaria.
    • Autolesiones o comportamientos suicidas: Los sentimientos de culpa son congruentes con los procesos de pensamiento de las personas traumatizadas, que buscan faltas en su propio comportamiento para poder encontrar sentido a lo que les pasa. Sin embargo, esta tendencia de culparse a uno mismo no soluciona el problema y desaparece, sino que más bien se refuerza constantemente. Las autolesiones en muchas ocasiones se realizan no para morir, sino para aliviar un dolor emocional insoportable. Por otra parte, el suicidio es la segunda causa de muerte entre las mujeres que sufren violencia de género, después de los homicidios.
    • Patología psicosomática: las quejas somáticas, síntomas inespecíficos que no responden a ninguna enfermedad física concreta son muy frecuentes.   Aparecen dolores de cabeza, espalda, pelvis o abdomen, crónicos, mal definidos, con mala respuesta a tratamiento habitual. Tensión muscular, excesivo cansancio, irritabilidad, dificultad de concentración, pérdida de memoria. Bajo sistema inmunitario. Síntomas digestivos, como el colon irritable. Dolores crónicos, fibromialgia.
    • Alteraciones del sueño.

 

Salud física de la víctima

Las lesiones físicas directas:
  • abrasiones:
    • rozaduras, úlceras
  • contusiones:
    • lesiones, golpes, heridas, moretones
  • quemaduras,
  • traumatismos craneoencefálicos,
  • fracturas múltiples,
  • heridas por arma blanca,
  • lesiones múltiples en diferentes estados de progreso (golpes internos, o sea en regiones no visibles, cubiertas o descubiertas),
  • y algo que nos debe llamar la atención: una mujer que consulta por rotura de tímpano, lesión muy frecuente entre las víctimas.
periodista golpeada en Guanajuato
periodista golpeada en Guanajuato

 

 

 

 

Estas lesiones pueden conllevar a largo plazo algún tipo de discapacidad.

 

 

La violencia en la pareja está fuertemente asociada con problemas de salud física, incluyendo

  • problemas ginecológicos,
  • complicaciones durante el embarazo,
  • síndrome del colon irritable,
  • trastornos gastrointestinales,
  • y varios síndromes de dolor crónico.

Las mujeres víctimas de violencia crónica tienen peor salud, y se recuperan más lentamente que las que no lo son.

Si tenemos en cuenta lo referido anteriormente, en cuanto a que la violencia en la pareja es un proceso de retraumatización crónica, es fácil entender que las secuelas en la esfera psíquica van a estar presentes en la gran mayoría de las víctimas.

Se calcula que el 60% de las mujeres maltratadas tienen problemas psicológicos moderados o graves. Estas secuelas varían en intensidad en relación a la duración y gravedad del maltrato, y a las características de la propia mujer que la hagan más resistente a sufrirlas.

Consecuencias y costos de la violencia contra mujeres y niñas

La violencia contra mujeres y niñas acarrea costos –más allá del sufrimiento no visible y del impacto en su calidad de vida y bienestar- que incluyen aquellos costos que  el sobreviviente y su familia deben asumir a nivel de salud (física o mental), trabajo y finanzas, así como el efecto que ello tiene en los niños. Se agrega a ello una selección de diez causas y factores de riesgo de discapacidad y muerte para mujeres entre las edades de 15 y 44, la violación y violencia doméstica consideradas con una incidencia superior al cáncer, accidentes de tránsito, la guerra y la malaria (Banco Mundial, 1994). Como ejemplos de tales costos y consecuencias tenemos:

  • Lesiones inmediatas como fracturas y hemorragias así como enfermedades físicas de larga duración (por ejemplo, enfermedades gastrointestinales, desórdenes del sistema nerviosos central, dolor crónico);
  • enfermedades mentales como depresión, ansiedad, desórdenes de estrés post traumático, intento de suicidio;
  • problemas sexuales y reproductivos como infecciones por transmisión sexual (incluyendo el VIH) y otras enfermedades crónicas; disfunciones sexuales; embarazos forzados o no deseados y abortos inseguros; riesgos  en la salud materna y la salud fetal (especialmente en casos de abuso durante el embarazo)
  • abuso de sustancias (incluyendo alcohol);
  • habilidades deficientes para el funcionamiento social, aislamiento social y marginación.
  • muerte de mujeres y de sus hijos (producto de negligencia, lesiones, riesgos asociados al embarazo, homicidio, suicidio y /o HIV y asociados al SIDA)
  • pérdida de días laborales, baja productividad y bajos ingresos
  • reducción o pérdida total  de oportunidades educativas, laborales, sociales o de participación política; y
  • desembolsos (a nivel individual, familiar y del presupuesto público) para sufragar servicios médicos, judiciales,  sociales y de protección.

(Heise, et al., 1999; Heise, L. y García-Moreno, C, 2002; Asamblea General de las Naciones Unidas, 2006)

Más allá de las consecuencias directas y a corto plazo, los niños que son testigos de la violencia tienen más probabilidades de presentar problemas emocionales y de conducta, un deficiente desempeño escolar así como están en riesgo de cometer o experimentar violencia en el futuro. Empresarios  y empleadores pueden incurrir en pérdidas financieras debido a las ausencias trabajadores sobrevivientes de la violencia que presentan  secuelas en su  salud que les impiden  trabajar; al encarcelamiento de  perpetradores; y los gastos relacionados a las medidas adicionales de seguridad que puedan necesitarse en el lugar de trabajo.  (Asamblea General, 2006; Walby, 2004; TC-TAT, 2008; Bott et al., 2005)

 

Información tomada de ONU MUJERES http://www.endvawnow.org/es/articles/301-consecuencias-y-costos.html

Diferencia entre Psicopatía y Sociopatía

Trastorno de Personalidad Antisocial, psicopatía y sociopatía

La mayoría de entendidos en las áreas de psicología, psiquiatría y criminología concibe que el Trastorno de Personalidad Antisocial es una categoría heterogénea, aunque el DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, American Psychiatric Association, 1994) lo considere como un conjunto con identidad única. En su libro, David Lykken (1994) sostiene que los sujetos que componen este grupo “se caracterizan por una predisposición persistente hacia la conducta antisocial” (p.45).

Con el fin de establecer las diferencias entre psicopatía y sociopatía, vamos a proceder a examinar ambos casos. Se podría decir, a pesar de no gozar de reconocimiento oficial, que éstas son dos de las tres grandes categorías en las que se bifurca este trastorno:

Psicopatía

Tendencias antisociales innatas debidas tanto a diferencias biológicas, cuantitativas de temperamento o cualitativas en la función cerebral de quien la padece, que dificultan la socialización de los mismos cuando se encuentran en edad de crecimiento. Para profundizar en el análisis de la psicopatía, te invitamos a leer el artículo: “Psicopatía: ¿qué ocurre en la mente del psicópata?

Sociopatía

Se trata de individuos con un temperamento normal, pero que no tienen adquiridos los atributos socializadores como consecuencia de una crianza negligente e incompetente por parte de los principales agentes de socialización: los padres.

La crianza de los hijos es decisiva en la sociopatía

Las dinámicas propias del estilo educativo negligente por parte de los progenitores da como resultado, en el futuro, a hijos salvajes incapaces de socializar correctamente y que cometen delitos. Si además, los padres de estos jóvenes también fueron criados bajo una supervisión irresponsable e indiferente, al ser inmaduros en este aspecto es muy difícil que sepan cómo enderezar a sus vástagos, si acaso les preocupa lo más mínimo. David Lykken sugiere que los cambios culturales recientes que se han producido en Estados Unidos, han contribuido al crecimiento de la incidencia de esta educación inepta de los hijos.

Tal y como dice el propio autor: “las personalidades antisociales responsables de la mayoría de los delitos en EEUU, no son psicópatas. Son sociópatas” (p.10). Así pues, las personalidades sociópatas son más numerosas y representan un mayor problema social debido al aumento de los índices de delincuencia y violencia. Se encuentran muy presentes en la sociedad occidental, y más en las ciudades que en las poblaciones rurales.

La sociopatía es el subgénero más amplio del Trastorno de Personalidad Antisocial. En él encontramos a individuos (normalmente hombres jóvenes aunque la presencia de mujeres está aumentando) que no se socializaron bien en la infancia y adolescencia.

“(…) poseen características impulsivas o modelos de hábitos que pueden atribuirse a un aprendizaje desviado que interacciona, quizá, con tendencias genéticas también desviadas” (p.47).

Esto no debe llevarnos a error, puesto que el temperamento de un sociópata es muchas veces normal a pesar de la torpeza paterna; mientras que otros pueden ser nerviosos o buscadores constantes de estímulos. La mayoría de población reclusa satisface los criterios diagnósticos del Trastorno de Personalidad Antisocial que identifican a más de la mitad de hombres que consideramos “delincuentes comunes”.

En resumen, el sociópata es el producto fallido de una educación nefasta y sin disciplina, aunque no por ello dé como consecuencia a una persona con la que sea difícil entablar ningún vínculo.

Referencias bibliográficas:

  • Lykken, D. (1994) Las personalidades antisociales. Barcelona: Herder.

Tomado del siguiente link:  http://psicologiaymente.net/forense/diferencias-entre-psicopatia-y-sociopatia#!

Afectación en la salud de mujeres víctimas de violencia de género

Afectación en la salud de mujeres víctimas de violencia de género
Dra. Ana Mena Pérez. Hospital Dr. Rodríguez Lafora

La Asamblea General de las Naciones Unidas (1993), define la violencia de género como “aquella violencia dirigida contra la mujer porque es mujer. Se incluyen actos que producen daño o sufrimiento de índole físico,  sexual o psicológico, incluidas las amenazas de tales actos, la coacción o las privaciones arbitrarias de libertad, tanto si se producen en la vida pública o en la privada”. A diferencia de otros tipos de violencia, ésta se ejerce en un ámbito en el que existe una relación afectiva. Estas conductas incluyen actos de agresión física, maltrato psicológico, relaciones sexuales forzadas y otras coacciones sexuales y conductas de control (económico,  información y ayuda, relaciones familiares o de amistad, del aspecto físico, de la vida reproductiva,…).
En 1999 el British Council publicó un estudio con estimaciones a nivel mundial sobre la violencia de género. Algunas de sus conclusiones son las siguientes:

  • Una de cada cuatro mujeres en el mundo sufre violencia doméstica.
  • Una de cada cuatro mujeres en el mundo sufre violación o intento de violación.
  • Una de cada cuatro mujeres es acosada sexualmente en el trabajo o en espacios públicos.
  • Una de cada cuatro niñas es objeto de algún tipo de intromisión en su intimidad durante la niñez.
  • Más del 30% de las víctimas sufren más de un tipo de maltrato.
  • Hasta un 60% de los casos son producidos por familiares en primer grado.

Éstos son unos pocos datos que nos hacen percibir el alcance del problema social al que nos enfrentamos. Pero la violencia hacia la mujer no es sólo un problema en el ámbito doméstico, social o legal, sino también un problema de salud.

La violencia de pareja hacia las mujeres es un proceso que se va instaurando de manera progresiva, adoptando diferentes formas. En realidad, el maltratador usa en escasas ocasiones la violencia física para ejercer el control sobre su pareja. Los métodos para obtener control sobre otra persona se basan en infligir el trauma psicológico de forma sistemática y repetitiva. Son técnicas organizadas de debilitamiento y desconexión, y están pensados para causar terror e indefensión y para destruir el sentido del yo de la víctima en relación con los demás. Esta situación mantenida produce en la víctima un progresivo deterioro de la propia identidad, de la autoestima, y de la capacidad de tomar decisiones. Existe un ciclo en esta relación de dominio que contribuye, entre otros mecanismos, a perpetuar la relación de dependencia entre el maltratador y la víctima, creando en ésta sentimientos de indefensión, culpa, miedo y vergüenza. A un periodo de acumulación de tensión, en el que las causas de ésta son arbitrarias, contribuyendo a crear un sentimiento de indefensión, se sigue el de estallido de violencia, y a éste un periodo llamado “luna de miel”, en el que el maltratador pide perdón y asegura a su víctima que sólo ella puede salvarle de sí mismo, y por tanto, ser la culpable de su hundimiento. Tras este periodo de calma, se reinicia el ciclo, que cada vez se hace más corto, la violencia es mayor, y disminuyen o incluso desaparecen los momentos de calma. En resumen, la violencia física no es más que la punta del iceberg de un proceso de retraumatización constante que tiene secuelas importantes en la salud de la víctima, tanto psicológicas como físicas. Los efectos sobre la salud pueden darse a corto, medio y/o largo plazo.

En un intento de establecer el impacto real de los efectos e la violencia de género sobre la salud individual y sobre la salud pública se ha adoptado un indicador mixto basado en la pérdida de años de vida saludable (AVISA). Es decir, el número de años que se pierde sobre una teórica esperanza de vida basada en las características de la población y de la sociedad concreta. La violencia de género es la tercera causa  (tras la diabetes y los problemas de parto) que está provocando más muertes prematuras y más secuelas físicas y psíquicas en las mujeres, por encima de las cardiopatías isquémicas y los accidentes de tráfico. Con este mismo enfoque, se ha determinado que los daños físicos suponen el 55% de los AVISA perdidos, mientras que los no físicos, aludiendo a los psicológicos y a la salud reproductora, dan lugar al 45% de pérdidas.

A todos se nos viene a la cabeza que uno de los problemas de salud en mujeres víctimas de violencia de género son las lesiones directas: abrasiones, contusiones, quemaduras, traumatismos craneoencefálicos, fracturas múltiples, heridas por arma blanca, lesiones múltiples en diferente estadio evolutivo (en regiones no visibles, cubiertas o descubiertas), y algo que nos debe llamar la atención: una mujer que consulta por rotura de tímpano, lesión muy frecuente entre las víctimas. Estas lesiones pueden conllevar a largo plazo algún tipo de discapacidad.

Lejos de ser la única afectación en las víctimas, estudios epidemiológicos y clínicos han resaltado que la violencia en la pareja está fuertemente asociada con un amplio espectro de problemas de salud, incluyendo problemas ginecológicos, complicaciones durante el embarazo, síndrome del colon irritable, trastornos gastrointestinales, y varios síndromes de dolor crónico. Las mujeres víctimas de violencia crónica tienen peor salud, y se recuperan más lentamente que las que no lo son.

Si tenemos en cuenta lo referido anteriormente, en cuanto a que la violencia en la pareja es un proceso de retraumatización crónica, es fácil entender que las secuelas en la esfera psíquica van a estar presentes en la gran mayoría de las víctimas. Se calcula que el 60% de las mujeres maltratadas tienen problemas psicológicos moderados o graves. Estas secuelas varían en intensidad en relación a la duración y gravedad del maltrato, y a las características de la propia mujer que la hagan más resistente a sufrirlas. Los síntomas de mayor frecuencia son ansiedad, tristeza, pérdida de autoestima, labilidad emocional, inapetencia sexual, fatiga permanente e insomnio. Los principales trastornos psicológicos son la depresión y el trastorno de estrés postraumático; también desarrollan otros problemas psicopatológicos como los trastornos de ansiedad, trastornos y estados disociativos, intentos de suicidio, trastornos de la alimentación, alcoholismo y drogodependencias.

Entre los problemas de salud mental que sufren las víctimas se encuentran los siguientes:

    • Trastornos de ansiedad: son sin duda los síntomas más frecuentes, y aparecen de forma reactiva a la hiperalerta que las mujeres mantienen. Aparecen trastornos de ansiedad generalizada, ataques de pánico y síntomas fóbicos.
    • Trastornos disociativos: La disociación está definida como “la escisión de la conciencia”, la pérdida total o completa de la integración normal entre ciertos recuerdos del pasado, la conciencia de la propia identidad, ciertas sensaciones inmediatas y el control de los movimientos corporales. Pueden darse, entre otros, episodios de amnesia y fenómenos de despersonalización y desrealización (sensaciones de extrañeza hacia el medio y hacia una misma) que traducen una tensión constante.
    • Trastornos Depresivos: La depresión prolongada es el hallazgo más habitual en todos los estudios sobre personas crónicamente traumatizadas. Los cuadros depresivos mayores se complican por el daño psíquico que ya sufren previamente, y que hace que los recursos personales se vean limitados. En otros casos, los síntomas son reactivos, y mejoran una vez que las condiciones de vida cambian y se sale de la relación de maltrato.
    • Trastorno de Estrés Postraumático: cuando no es posible ni resistirse ni escapar, el sistema de autodefensa humano se siente sobrepasado y desorganizado. Al perder su utilidad, cada componente de la respuesta  normal al peligro tiende a persistir en un estado alterado y exagerado mucho después de que haya terminado el peligro real. Por ello, la triada típica del trastorno de estrés postraumático incluye los siguientes conjuntos de síntomas:
      • Reexperimetación (miedos, pesadillas, recuerdos intrusivos)
      • Evitación (distanciamiento emocional, aislamiento, escasa proyección de futuro)
      • Activación fisiológica (dificultades en el sueño, problemas de atención y concentración, irritabilidad, hipervigilancia, alerta y sobresalto)
  • T. personalidad: el trauma prolongado y repetido durante la niñez interfiere en el adecuado desarrollo y formación de la personalidad, lo que conlleva problemas relacionados en la vida adulta. La experiencia de terror e indefensión durante la adolescencia interfiere en la formación de la identidad, la separación de la familia de origen y la exploración del entorno social. Por último, los adultos que han estado sometidos a un trauma prolongado y repetido, desarrollan una forma de desorden de estrés postraumático progresiva e insidiosa que invade y erosiona la personalidad.
  • Comportamientos de riesgo: el trauma crónico deteriora la capacidad del ser humano de percibir y valorar una situación de riesgo. Pueden darse entre las víctimas conductas que las pongan en peligro, y pueden aparecer abuso de alcohol y otras drogas o conductas sexuales de riesgo.
    • Trastornos de la conducta   alimentaria.
    • Autolesiones o comportamientos suicidas: Los sentimientos de culpa son congruentes con los procesos de pensamiento de las personas traumatizadas, que buscan faltas en su propio comportamiento para poder encontrar sentido a lo que les pasa. Sin embargo, esta tendencia de culparse a uno mismo no soluciona el problema y desaparece, sino que más bien se refuerza constantemente. Las autolesiones en muchas ocasiones se realizan no para morir, sino para aliviar un dolor emocional insoportable. Por otra parte, el suicidio es la segunda causa de muerte entre las mujeres que sufren violencia de género, después de los homicidios.
    • Patología psicosomática: las quejas somáticas, síntomas inespecíficos que no responden a ninguna enfermedad física concreta son muy frecuentes. Aparecen dolores de cabeza, espalda, pelvis o abdomen, crónicos, mal definidos, con mala respuesta a tratamiento habitual. Tensión muscular, excesivo cansancio, irritabilidad, dificultad de concentración, pérdida de memoria. Bajo sistema inmunitario. Síntomas digestivos, como el colon irritable. Dolores crónicos, fibromialgia.
    • Alteraciones del sueño.

En la esfera sexual, las secuelas son variadas y de gravedad considerable, y afectan también a la esfera psicológica:

  • Relacionadas con violencia sexual directa.
  • Dolor durante las relaciones sexuales, vaginismo, anorgasmia. Pérdida deseo sexual.
  • Trastornos menstruales.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Infecciones urinarias de repetición.
  • Infecciones de Transmisión Sexual.
  • Embarazos no deseados.
  • Retraso en búsqueda de cuidados prenatales.
  • Aborto, embarazos de alto riesgo, cesáreas, partos prematuros (hay que recordar que el embarazo es un periodo de riesgo, en el que es frecuente que haya una recrudescencia de la violencia, o en muchos casos, marque el inicio de las agresiones físicas).
  • Hijos con bajo peso al nacer e ingreso en UCI.

La 49ª Asamblea Mundial de la Salud (1.996) se adoptó una resolución declarando la violencia prioridad de salud pública en todo el mundo. Reconoce que el sector sanitario está con frecuencia en la primera línea de contacto con las víctimas de la violencia y tiene una capacidad técnica y una posición en la comunidad especial para ayudar a las personas expuestas a riesgos. Es por esta razón que la detección de una víctima, y la primera ayuda que recibe, se haga a través de una consulta por un motivo de salud

http://www.saludmental.info/Secciones/clinica/2008/victimas-violencia-genero-dic08.html

 

Depresión: descripción general

La depresión se puede describir como el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado. La mayoría de nosotros se siente de esta manera de vez en cuando durante períodos cortos

La depresión clínica es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de algunas semanas o más.

Seguir leyendo Depresión: descripción general

Trastorno esquizoide de la personalidad

Es una afección mental en la cual una persona tiene un patrón vitalicio (de por vida) de indiferencia hacia los demás y de aislamiento social.

Causas

La causa del trastorno esquizoide de la personalidad se desconoce. Puede estar relacionado con la esquizofrenia y comparte con ésta muchos de los mismos factores de riesgo.

Este trastorno no es tan incapacitante como la esquizofrenia. No provoca la desconexión de la realidad (en la forma de alucinaciones o delirios) que ocurre en la esquizofrenia sin tratamiento (o resistente al tratamiento).

Seguir leyendo Trastorno esquizoide de la personalidad

Trastorno de personalidad paranoica

El trastorno de personalidad paranoica es una afección mental en la cual una persona tiene un patrón de desconfianza y recelos de los demás en forma prolongada. La persona no tiene un trastorno psicótico completo como la esquizofrenia.

Causas

Las causas del trastorno de personalidad paranoica se desconocen. El trastorno parece ser más común en familias con trastornos psicóticos, como la esquizofrenia y el trastorno delirante, lo cual sugiere que los genes pueden estar involucrados. Los factores ambientales también pueden estar relacionados.

La afección parece ser más común en los hombres.

Seguir leyendo Trastorno de personalidad paranoica

Trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva (TPOC) es una afección mental en la cual una persona está preocupada por:

  • Las reglas
  • El orden
  • El control

Causas

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva tiende a darse en familias, así que los genes pueden estar involucrados. La niñez y el medio ambiente de la persona también pueden ser factores relacionados.

Esta enfermedad puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Se presenta con más frecuencia en los hombres.

Seguir leyendo Trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva

Trastorno histriónico de la personalidad

Es una afección mental por la cual las personas actúan de una manera muy emocional y dramática que atrae la atención hacia ellas.

Causas

Las causas del trastorno histriónico de la personalidad se desconocen. Los acontecimientos de la primera infancia y los genes pueden ser los responsables. Se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Los médicos creen que hay más hombres que pueden tener el trastorno de los que reciben el diagnóstico.

El trastorno histriónico de la personalidad generalmente comienza al final de los años de la adolescencia o poco después de cumplir los 20 años.

Seguir leyendo Trastorno histriónico de la personalidad

Trastorno de la personalidad dependiente

Trastorno de personalidad dependiente es un estado mental en el que las personas dependen demasiado de otros para satisfacer sus necesidades emocionales y físicas.

Causas

Las causas de trastorno de personalidad dependiente se desconocen. El trastorno generalmente comienza en la infancia. Es uno de los trastornos de la personalidad más frecuentes y es igualmente común en hombres y mujeres.

Seguir leyendo Trastorno de la personalidad dependiente

Trastorno límite de la personalidad

El trastorno límite de la personalidad es una afección mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables. Estas experiencias interiores a menudo los llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas.

Causas

La causa del trastorno límite de la personalidad (TLP) se desconoce. Se cree se relaciona con factores genéticos, familiares y sociales.

Los factores de riesgo para el TLP incluyen:

  • Abandono en la niñez o en la adolescencia
  • Vida familiar disociada
  • Comunicación deficiente en la familia
  • Abuso sexual, físico o emocional

Seguir leyendo Trastorno límite de la personalidad

Trastorno de la personalidad por evitación

Es una afección mental en la cual una persona tiene un patrón vitalicio de sentirse muy:

  • Tímida
  • Inadecuada
  • Sensible al rechazo

Causas

Las causas del trastorno de la personalidad por evitación se desconocen. Los genes o una enfermedad física que cambió la apariencia de la persona pueden estar relacionados. Aproximadamente el 1% de la población padece este trastorno.

Seguir leyendo Trastorno de la personalidad por evitación

Trastorno de personalidad antisocial

El trastorno de personalidad antisocial es una afección mental por la cual una persona tiene un patrón prolongado de manipulación, explotación o violación de los derechos de otros. A menudo este comportamiento es delictivo.

Causas

La causa del trastorno de personalidad antisocial se desconoce, pero se cree que factores genéticos y ambientales, como el maltrato infantil, contribuyen a su desarrollo. Las personas con padres antisociales o alcohólicos están en mayor riesgo. Los hombres resultan de lejos muchísimo más afectados que las mujeres. Esta afección es común en las personas que están en prisión.

El hecho de prender fuegos y la crueldad con los animales durante la infancia se ven con frecuencia en el desarrollo de la personalidad antisocial.

Seguir leyendo Trastorno de personalidad antisocial

Violencia de género

Existe una gran confusión con los términos que se emplean al referirse a la violencia contra las mujeres. Se habla de violencia de género; de violencia de pareja; de violencia familiar o intrafamiliar; y de violencia doméstica, indistintamente, a pesar de que cada uno de estos términos hace referencia a distintos ámbitos y diferentes protagonistas, tanto en lo referente al sexo de los agresores y de las víctimas, como a las causas y a los objetos de estas violencias.

1. La violencia DE GÉNERO es la que ejercen los hombres sobre las mujeres (física, psicológica o sexualmente), por el sólo hecho de ser mujer. Es la violencia más extendida en la humanidad. Las cuatro condiciones que debe cumplir para ser violencia de género son:
- El agresor: siempre es un hombre.
- La víctima: siempre es una mujer.
- La causa: las relaciones de poder entre los sexos por la socialización genérica (dominación del hombre y sumisión de la mujer).
- El objetivo: el control y el dominio de las mujeres.

2. La violencia DE PAREJA es una forma de violencia de género cuando la ejerce la pareja o expareja afectiva sobre su mujer (90%). No es de género si la agresión la ejerce la mujer sobre el hombre, por no darse las condiciones referidas anteriormente, ya que la mujer carece del poder social que le otorgue una situación privilegiada frente al hombre. Además las causas más frecuentes suelen ser la defensa personal o la reacción a la acumulación de microviolencias o violencias que ejerce su pareja masculina sobre ella.

3. La violencia FAMILIAR es violencia de género cuando la ejerce cualquier miembro masculino de una familia sobre una mujer de una familia sobre una mujer de esa familia (90%). Como por ejemplo, un padre sobre su hija; un hermano sobre su hermana. Aquí también se incluiría la violencia de pareja, explicada arriba. No sería de género la que ejerce, por ejemplo, una madre sobre su hijo o hija; ni la de una hermana sobre su hermano o hermana.

4. La violencia DOMÉSTICA es violencia de género cuando la ejerce un hombre sobre una mujer en un grupo de convivencia doméstica: También pueden ser familia o pareja, pero no necesariamente. Por ejemplo, cuando en la convivencia de un grupo de estudiantes un chico agrede a una chica. No sería violencia de género a la inversa por los motivos explicados.

5. Otras VIOLENCIAS DE GÉNERO que cometen los hombres contra las mujeres son:

  • Las violaciones;
  • Los abusos sexuales y el incesto;
  • La prostitución;
  • La pornografía;
  • El tráfico de mujeres;
  • El tráfico de niñas-os;
  • El contagio de las Enfermedades de Transmisión Sexual (E.T.S.);
  • El contagio del SIDA o VIH.

En definitiva, la violencia de género es la que se ejerce contra las mujeres sólo por el hecho de serlo. Es universal y afecta a todas las clases sociales, a todos los países, a todas las edades, a todas las razas y a todas las culturas existentes.

Compartido de http://www.mujeresparalasalud.org/spip.php?mot27

Misoginia

El concepto de misoginia es un concepto social que se utiliza para designar a aquella actitud mediante la cual una persona demuestra odio o desprecio hacia el género femenino. Si bien por lo general el término es aplicado a los hombres, en alguna que otra situación también puede ser aplicado a mujeres que se mueven con una actitud de desprecio o menosprecio a sus pares de género. La misoginia es una actitud que el hombre ejerce sobre la mujer desde tiempos inmemoriales, es decir desde el momento en que el ser humano empezó a organizarse como comunidad y las mujeres comenzaron a ocupar roles más debilitados en términos de jerarquía. Hoy en día, a pesar de todos los avances que la sociedad moderna puede representar, la misoginia sigue existiendo muy fuertemente.

El término misoginia proviene del griego, idioma para el cual el sufijo miseo significa odiar o despreciar y gyné significa mujer o femenino (de este también derivan otras palabras como ginecología). El misógino o misógina es aquel individuo que ejerce un desprecio por la mujer, y critica, odia y menosprecia no sólo las actitudes que las mujeres específicamente pueden tener en circunstancias particulares si no su rol permanente dentro de la sociedad.

El maltrato a la mujer puede estar penado o sancionado oficialmente por ley pero esto no siempre significa que en la práctica la mujer no reciba maltrato, desprecio, abuso o negligencia no sólo de los hombres si no de sus pares de género.

El desprecio o maltrato puede ser verbal (como agredir a través del discurso o la comunicación a la mujer) como también físico (por ejemplo abuso sexual) o psicológico (por ejemplo, a partir del desprecio permanente a las acciones que una mujer puede llevar a cabo).

… via Definicion ABC http://www.definicionabc.com/social/misoginia.php

A continuación un programa de radio del Dr. Ernesto Lammoglia (psiquiatra) quien explica la misoginia.

Arma de dominación machista… violencia económica

vp

No sólo los golpes y las agresiones verbales son violencia, también existen otras formas de maltrato contra las mujeres, y una de ellas es la violencia económica. El abuso económico no es inofensivo, es una agresión que transgrede el derecho fundamental a la subsistencia, el cual, toda mujer debería gozar plena y dignamente.

La violencia económica es una forma de violencia doméstica, donde el abusador controla todo lo que ingresa sin importarle quién lo haya ganado, manipula el dinero, dirige, y es el dueño absoluto de todos los bienes. Es un delito que afecta a numerosas mujeres y a sus hijos, y es el segundo tipo de agresión que padecen las mujeres, después de la violencia emocional.

El agresor puede incidir de dos formas frente a su pareja:

Él es el proveedor por excelencia. En la casa no falta nada, el refrigerador lleno, todos los servicios pagados… pero TODO es de él. Controla cada peso, supervisa todo lo que gasta la mujer, no le da efectivo (todo es con tarjeta, pues así vigila y controla los gastos), y  amenaza con quitarle todo, hasta con quedarse con los hijos.

Es aquel agresor que “vive de su mujer”, pero a pesar de que ella mantiene el hogar, éste se atribuye la postura de manejar todo el patrimonio como si fuera el dueño absoluto, y de esa forma,  fiscaliza y supervisa todos los gastos, ingresos y demás decisiones. El agresor actúa de una manera muy sutil: dice que no tiene dinero, que tiene que ayudar a su madre, que le robaron la cartera, que le bajaron el sueldo (nunca dice cuánto gana), algunos incluso tienen sus cuentas y bienes a nombre de otros.

—Diferencia entre violencia económica y patrimonial—

Económica

Son todas aquellas acciones u omisiones que afectan la economía y subsistencia de las mujeres, a través de limitaciones encaminadas a controlar el ingreso de sus percepciones económicas, en la restricción, limitación y/o negación injustificada para obtener recursos económicos.

Ejemplos:

La mujer no tiene acceso a una chequera ni tarjetas de crédito. Tiene que dar cuentas de todo lo que gasta. No puede participar en las decisiones económicas del hogar y si trabaja, tiene que entregar su cheque. Le niegan el dinero suficiente para que satisfaga sus necesidades elementales (comer, vestirse, actividades de recreación, un lugar digno para vivir o tener derecho a una clínica de salud); cuando los hombres se niegan a pagar una pensión alimenticia o no permitirle estudiar o trabajar para evitar que la mujer alcance su autonomía económica. El agresor le hace creer a la mujer que sin él, ella no podría ni siquiera comer y, mucho menos, reconoce el trabajo doméstico que ella realiza en el hogar porque considera que es “su obligación”.

Violencia Patrimonial

Son todas acciones u omisiones que ocasionan daños o menoscabos en los bienes muebles o inmuebles de las mujeres y de su patrimonio; Consiste en la sustracción, destrucción, desaparición, ocultamiento o retención de objetos, documentos personales, bienes, valores o recursos económicos, percepción de un salario menor por igual trabajo, explotación laboral, exigencia de exámenes de no embarazo, así como discriminación para la promoción laboral.

Ejemplos:

Se puede ejercer por medio del robo, del fraude y por la destrucción de objetos que pertenecen a la mujer. Quitarle las herencias recibidas o su salario, robarle objetos personales o bienes inmuebles, vender sus objetos personales o bienes sin su consentimiento, esconderle su correspondencia o documentos personales, poner los bienes a nombre de terceros, etc.

Efectos de la dependencia económica

Por lo general el abuso económico es desconocido por la mujer, quien lo descubre cuando se expresa mediante actos de violencia física. Uno de sus efectos son las relaciones de dependencia que se establecen entre la mujer y su proveedor económico. Si además de la violencia económica, la mujer es víctima de otros tipos de violencia, puede ser más difícil tomar la decisión de denunciar o abandonar a su pareja.

Tiene serias repercusiones sobre la autoestima y el empoderamiento de las mujeres. Muchas mujeres se convierten en mendigas en sus propios hogares, al tener que estar pidiendo dinero para cubrir las necesidades básicas de la familia. Cuando las mujeres se ven obligadas a asumir solas el cuidado y mantenimiento de los hijos debido a la irresponsabilidad de los padres, se vuelven más vulnerables a caer en la pobreza extrema, pues la mayoría no tienen empleo ni cuentan con otra fuente de ingresos

¿Qué hacer?

Reconocer la situación. En la mayoría de los casos, las mujeres piensan que son incapaces de salir adelante solas y terminan supeditadas a la autoridad masculina. Deben valorizarse, creer en ellas mismas y convencerse de que pueden obtener sus propios ingresos.

Prevención. Seguir creyendo que el dinero lo gana y lo administra el marido, y que la mujer debe acatar las decisiones impuestas por el varón, equivale a fomentar violencia, dependencia y abuso. Animar a las mujeres jóvenes a ser económicamente independientes, es darles herramientas para evitar que sean víctimas de violencia de género. Educar a los varones para entender que una pareja sana comparte la administración de los recursos con equidad y equilibrio. Se necesita generar una cultura donde se valore el trabajo de la mujer como digno y con igualdad.

Actualmente existen centros de atención y leyes que apoyan a las víctimas de cualquier tipo de maltrato.

MUJER:

Una mujer que no tiene independencia económica está  a merced de su verdugo, quien logra manipularla para ejercer sobre ella el poder que el dinero le otorga.

La violencia económica debe ser denunciada como los otros  tipos de violencia que afectan la integridad de las mujeres. Las leyes tipifican la violencia económica y patrimonial como un tipo de agresión intrafamiliar… es un maltrato igual que los demás.

Fuente: revistasoymujer

Violencia Patrimonial

Violencia patrimonial

destruccion de documentos oficiales_5304“Quitarte tu dinero, romper, esconder, robar o vender sin tu permiso tus objetos de valor (tu televisión, tu radio, tus aretes, etc.), así como tus documentos personales (acta de nacimiento, pasaporte, cartilla de seguro social, etc.) y de bienes (escrituras, becas de estudio o apoyos económicos, pensión, etc.)”

Seguir leyendo Violencia Patrimonial

Conductas consideradas delito

ABUSO SEXUAL.  Es cuando una persona obliga a otra a realizar o presenciar actos sexuales o eróticos, aún sin que exista penetración, está cometiendo el delito de abuso sexual.

 

ACOSO Y HOSTIGAMIENTO SEXUAL.  El Hostigamiento Sexual se presenta cuando en la escuela o en el trabajo algún jefe/a pide favores sexuales a cambio de favorecer a la persona hostigada. El Acoso Sexual se presenta cuando alguna persona asedia sexualmente sin existir una relación jerárquica.

 

HOMICIDIO POR PARENTESCO.  Quien le quita la vida a su padre o madre, o abuelos/as, o hijos e hijas, o esposo/esposa o a su pareja con la que vive y/o tiene hijos/as, adoptante o comete el delito de homicidio en razón de parentesco.

 

INCESTO.  Así se llama a las relaciones sexuales entre padre, madre, abuelos/as e hijos/as, aun cuando sea voluntaria; es un delito.

 

RAPTO.  Es la privación de la libertad con la intención de tener relaciones sexuales o para casarse con la persona raptada.

 

VIOLACIÓN CONYUGAL.  Es cuando una persona obliga a su esposa, esposo o pareja a tener relaciones sexuales por medio de violencia física, moral o psicológica.

¿Vives en violencia?

Si en tu relación de pareja te sientes incómoda, insegura, temerosa y/o confundida, es posible que esa relación sea dañina. Vale la pena averiguarlo y que tomes medidas de seguridad.

Verifica si alguna de las situaciones siguientes suceden en tu relación de pareja y te hacen sentir mal.

Seguir leyendo ¿Vives en violencia?

Mitos de la violencia que se comete contras las mujeres en el ámbito familiar

Mito: La violencia que se comete contra las mujeres en el ámbito familiar “casi” no ocurre.

Realidad: En México, 7 de cada 10 mujeres de 15 años y más ha vivido violencia por parte de su pareja o de otras personas en su familia, en la comunidad, en el trabajo o en la escuela. La violencia más frecuente entre las mujeres es la familiar, cuatro de cada diez mujeres han sufrido violencia por parte de su pareja.

Mito: El “hogar” es el lugar más seguro para las mujeres.

Realidad: A pesar de que se cree que el hogar es un lugar seguro para las niñas, los niños y las mujeres corren más riesgo de vivir violencia por parte de algún familiar o persona conocida.

Mito: Los “trapos sucios” se lavan en casa.

Realidad: La violencia contra las mujeres en el ámbito familiar es un problema que afecta no solo a quien la padece directamente, sino a toda la sociedad. Hasta hace pocos años no había sido un asunto de interés de los gobiernos porque se consideraba un problema que ocurría sólo en casa, entre las parejas.

 Mito: A las mujeres “les gusta” que las maltraten.

Realidad: Existen diversos motivos emocionales, sociales y económicos por los que una mujer no abandona a su agresor. Un ejemplo de ellos son los sentimientos de culpa, vergüenza y miedo que le impiden pedir ayuda; además tienen la esperanza de que el agresor cambie y con frecuencia creen en sus promesas.

Mito: También las mujeres maltratan a los hombres.

Realidad: Cuando la mujer agrede, lo hace generalmente para defenderse. Cuando las mujeres recurren a la violencia, sus compañeros reaccionan con más violencia.

Mito: La conducta violenta es natural en los hombres.

Realidad: Existe la creencia de que los hombres violentos no se pueden controlar y ejercen violencia porque simplemente “son así.” Los hombres no son violentos con todas las personas ni en todas las situaciones. Por tanto, la violencia es una conducta que se aprende como una manera de resolver conflictos.

Mito: Es normal que un esposo maltrate a su mujer.

Realidad: El matrimonio o la vida en pareja no otorgan ningún derecho de propiedad sobre las mujeres, por lo que en ninguna circunstancia se debe abusar de ellas. Ningún ser humano es propiedad de otro.

Mito: Las mujeres que son o han sido maltratadas “se lo han buscado”.

Realidad: Algunas conductas o descuidos de las mujeres pueden provocar enojo en sus parejas, sin embargo, esto no justifica que las maltraten. Este mito se utiliza para culpar a la víctima y no al agresor. La conducta violenta es responsabilidad absoluta de quien la ejerce.

Mito: La violencia es un problema de las mujeres pobres y con pocos estudios

Realidad: La violencia se da en todas las clases socioeconómicas y niveles educativos.

Mito: El alcohol y la droga hacen que los hombres maltraten a sus mujeres.

Realidad: El efecto relajante del alcohol y la droga pueden incrementar o empeorar la violencia, pero no son causantes. Muchos hombres que toman no son violentos.

 

  • Adaptado por INMUJERES de “Los servicios de salud ante la violencia doméstica”, Population Council, IDEAME, México. 1999.

 

Repercusiones de las violencia

Psicológicas y de conductas
  •    Depresión y ansiedad
  •    Sentimientos de culpa y vergüenza
  •    Baja autoestima
  •    Alteraciones que se reflejan en el cuerpo
  •    Miedo intenso y fobias
  •    Trastornos de alimentación (bulimia, anorexia)
  •    Trastornos de sueño
  •    Abuso de drogas, alcohol, tabaco
  •    Escaso cuidado personal
  •    Tener que cambiar de trabajo o perderlo
  •    Bajo rendimiento escolar o laboral

 

Sexuales
  •    Conductas sexuales inseguras (no usar condón)
  •    Alteraciones en la vida sexual, falta de orgasmo, miedo al encuentro sexual, dolor, sentimientos de culpa, vergüenza
  •    Rechazo al encuentro sexual
  •    Descuido en la salud sexual
  •    Infecciones de transmisión sexual
  •    Embarazos no deseados
  •    Abortos producidos por la violencia
  •    Otras disfunciones de la vida sexual

 

Físicas
  •    Dolores constantes
  •    Cansancio
  •    Problemas estomacales
  •    Fracturas
  •    Torceduras
  •    Problemas en articulaciones
  •    Golpes

Clasificación y modalidades de la violencia

De acuerdo con lo establecido en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), la violencia se clasifica en modalidades y tipos. Es importante que sepas que en un hecho de violencia pueden encontrarse varios tipos de violencia, sin embargo, esta clasificación es para facilitar su comprensión.

modalidades violencia Seguir leyendo Clasificación y modalidades de la violencia

Círculo de la violencia

Hasta hace poco tiempo la violencia contra las mujeres se creía de carácter privado, es decir que era un asunto personal y se tenía que resolver en el contexto familiar; era entendida como un “derecho” de los hombres, como algo normal -e incluso legítimo-, por tanto, ni el gobierno otras instituciones debían intervenir.

Cuando la mujer está inmersa en el círculo de la violencia, cree que la conducta de su pareja depende de su propio comportamiento, se siente responsable e intenta una y otra vez cambiar las conductas del maltratador. Sin embargo, cuando observa que sus expectativas fracasan de forma reiterada, desarrolla sentimientos de culpa y vergüenza. Además, se siente mal por no ser capaz de romper con la relación y por las conductas que ella realiza para evitar la violencia: mentir, encubrir al agresor, tener contactos sexuales a su pesar, “tolerar” el maltrato a los hijos(as), etcétera.

Con el paso del tiempo, el maltrato se hace más frecuente y severo, se desarrollan síntomas depresivos, como la apatía, la indefensión y la desesperanza.

Leonor Walker en 1978, describió el carácter cíclico del fenómeno de la violencia e identificó tres fases o momentos:

img_circuloviolenciawww.inmujeres.gob.mx

Diferencia entre violencia y agresión.

Es importante señalar que la violencia es una conducta aprendida en sociedades donde se justifica el uso de ésta para resolver conflictos y controlar a las personas.

En muchas ocasiones suele justificarse y confundirse con la agresión; sin embargo, son conductas totalmente diferentes

Diferencia entre violencia y agresión
Violencia Agresión
No es natural Se puede manifestar en una conducta de defensa o escape
Es intencional Es una conducta de sobrevivencia
Es dirigida No es intencional
Va en aumento Puede o no causar daño
Se abusa del poder  

 

La violencia:

  • No es natural. La hemos “aprendido” en la familia, la escuela, la calle, y también en los medios de comunicación, como la televisión, la radio o en los periódicos.
  • Es intencional. Cada golpe, insulto, mirada o palabra que tenga la intención de dañar a otra persona es violencia.
  • Es dirigida. No se violenta a cualquier persona, se elige a la persona que se considera más débil, vulnerable o dependiente.
  • Va en aumento. A los insultos y amenazas le siguen los golpes e incluso la muerte.
  • Se abusa del poder. Se da cuando una persona en una situación de “superioridad”, pretende controlar, dominar o manipular a otra.

La Violencia contra las mujeres

La violencia contra las mujeres es una ofensa a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres, por la cual, a diario, miles de mujeres son objeto de esta violencia.

Lo que significa ser mujer y ser hombre en una sociedad y cultura determinada, ha puesto a las mujeres por mucho tiempo en una situación de vulnerabilidad, tanto en el ámbito público, como en el privado, al considerarlas como inferiores respecto a los hombres.

La discriminación y la violencia contra las mujeres es una de las formas más dramáticas de la desigualdad, que traspasa las fronteras de los países y afecta a miles de mujeres en el mundo. De acuerdo con lo establecido por la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, ésta es “cualquier acción u omisión, basada en su género, que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte tanto en el ámbito privado, como en el público”.

Se manifiesta en cualquiera de las etapas del ciclo de vida y en diversos ámbitos de su desarrollo: la violencia puede experimentarse en uno o varios episodios, y sus efectos son inmediatos, acumulativos, y en algunos casos conllevan al peligro de muerte.

La violencia afecta de manera inmediata a quien la vive y tiene consecuencias negativas en su salud, desarrollo y autonomía.

Información tomada de www.inmujeres.gob.mx

 

Protegerse de los psicópatas. Entrevista Dr. Robert Hare

Entrevista a Robert Hare.

Es Doctor en Psicología y profesor emérito de la University of British Columbia de Canadá. Lleva más de treinta años investigando sobre la psicopatía, y es el autor de la conocida escala PCL (Psychopathy Checklist) y su revisión (PCL-R), considerados los más precisos para estimar el riesgo de conducta violenta. Forma parte del CASMIRC (Child Abduction and Serial Murder Investigative Resources Center) perteneciente al FBI y creado en 1998. También ha formado parte del consejo de prisiones en Reino Unido, desarrollando programas de tratamiento para delincuentes psicópatas, además de pertenecer al International Criminal Investigative Analysis Fellowship (ICIAF). Ha recibido numerosos reconocimientos, entre ellos la Medalla de Planta del Centro Reina Sofía (España) en 1999.

Violencia Laboral

Violencia laboral

Este tipo de violencia incluye el hostigamiento o acoso sexual, discriminación de trato, falta de oportunidades equitativas para la promoción y capacitación laboral, así como condicionar la contratación por estar casada, tener hijas e hijos o estar embarazada; la limitación a cargos de toma de decisión y el pago desigual por el mismo trabajo en comparación con los hombres.

La LGAMVLV la define como: Negativa ilegal a contratar a la víctima o a respetar su permanencia o condiciones generales de trabajo; la descalificación del trabajo realizado, amenazas, intimidación, humillaciones, explotación, el impedimento a las mujeres de llevar a cabo el período de lactancia previsto en la ley  y todo tipo de discriminación por condición de género. Art. 11 de la  Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV)

Mobbing maternal y violencia estructural contra las mujeres

mobbing_mujer

No siempre el acoso tiende a la eliminación, ni aun menos como algún indocumentado sostiene, a la autoeliminación, (algo asi como un suicidio profesional). Frecuentemente lo que pretende quien acosa es mostrar a la víctima o a los demás su poder, y hacerlo mediante la destrucción de aquel al que va a victimizar.

El llamado mobbing maternal o más propiamente mobbing contra las mujeres embarazadas en uno de estos casos en los que no se busca la destrucción de la víctima de forma directa, sino que a pesar de que lo anterior se consiga igualmente, lo que se busca más inmediata y directamente es mostrar un ejemplo de lo que le puede pasar a “la que se atreva a” … quedarse embarazada. Es un castigo ejemplar que sirva de aviso para otras mujeres que observan lo que le ocurre a la víctima. Un episodio más de la gestión por el psicoterror.

Según datos de la Fundación Madrina que preside Conrado Jimenez la mitad de las mujeres que ellos atienden han sufrido mobbing en el momento en que se han quedado embarazadas.

En nuestro ultimo estudio Cisneros XI (Vease la web www.liderazgozero.com) establece que el pasado año en España:

18 % de las trabajadoras denuncian que en su organización se producen presiones contra las mujeres por causa de su maternidad.

8 % de las trabajadoras acosadas refieren como causa principal del mobbing su maternidad.

16 % de las trabajadoras acosadas lo son por reivindicar derechos laborales.

16 % de las trabajadoras acosadas denuncian serlo por razón de género.

La exposición a estas conductas de hostigamiento reales y observables no es algo casual sino plenamente causal o intencional puesto que quien acosa intenta con mayor o menor consciencia de ello, (y en cualquier caso descuenta el resultado de su comportamiento como algo posible y hasta probable) un daño o perjuicio para quien resulta ser el blanco de esos ataques, muy especialmente el amilanamiento y la quiebra de su resistencia psicológica a medio plazo.

Si bien es cierto que todo proceso de acoso psicológico en el trabajo tiene como objetivo intimidar, reducir, aplanar, apocar, amedrentar y consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a anularla, someterla o eliminarla de la organización, no es menos cierto que con el mobbing los que acosan tienden a canalizar y satisfacer una serie de impulsos y tendencias psicopáticas (Piñuel, 2001).

Estas personalidades de tipo psicopático: autopromotores aberrantes, maquiavélicos, narcisisistas o paranoides, suelen aprovechar la situación que les brindan los entornos revueltos, turbulentos y desregulados de las modernas organizaciones para cebarse sobre sus vícimas, en este caso las mujeres cuando se quedan embarazadas.

Estos agresores, que a veces incluso son otras mujeres, eso si, en posición de superioridad jerárquica, suelen ser personas que frecuentemente abusan y se prevalen de su posición de poder jerárquico formal y que usan su poder de tipo informal en la organización para desplegar sus frustraciones, compensar sus complejos o dar rienda suelta a todas y cada una de sus tendencias más agresivas y antisociales.

Mi libro “Mi jefe es un psicópata. Por que la gente normal se vuelve perversa al alcanzar el poder” (ed Alienta, 2008), está dedicado por completo al análisis del moderno fenómeno que significa la presencia de toda esta ralea de directivos alterados que campan por sus respetos en nuestras organizaciones, dando rienda suelta a sus alteraciones psicopáticas y a conductas antisociales depredadoras.

En este libro quien lo desee puede encontrar una descripción pormenorizada de la verdadera naturaleza de estos depredadores sociales.

Iñaki Piñuel

Más información en: http://inakipinuel.com/blog/?cat=1

Por qué la gente normal se vuelve perversa al alcanzar el poder

Entrevista  de radio a Iñaki Piñuel sobre su libro: Mi jefe es un psicópata.  Por qué la gente normal se vuelve perversa al alcanzar el poder.

mi jefe es un psicopataCamuflados bajo sonrisas encantadoras, halos de eficiencia y capacidades de gestión positivas, nuestras empresas albergan una nueva raza de directivos hasta ahora desconocida. Son el más claro exponente del mito del Dr. Jeckill y Mr. Hide: personalidades poliédricas, “alpinistas” organizacionales, maquiavelos a sueldo o narcisistas envidiosos que no dudan en utilizar los medios necesarios para justificar el fin. Respaldados por la coartada de la creciente amoralidad de la sociedad, de un discurso políticamente correcto que viola todos los principios éticos y humanos y del pujante totalitarismo directivo, estos empleados campan a sus anchas en entornos donde impera la anestesia moral y el mimetismo. Iñaki Piñuel le revelará su hábitat, sus motivaciones y los mecanismos que utilizan a través de un exhaustivo análisis psicológico de sus personalidades, con el que podrá descubrir que, desgraciadamente, convertirse en uno de ellos no es tan complicado.

A continuación un video con la entrevista al Dr. Iñaki Piñuel sobre este libro.

Las personas casadas son muy atractivas para psicópatas y narcisistas

Las personas casadas son muy atractivas para psicópatas y narcisistas

Los psicópatas y narcisistas son personas por lo general promiscuas, que saben como conseguir varias parejas sexuales al mismo tiempo. Cuando entran a un lugar donde hay varias personas reunidas inmediatamente detectan a aquellas que están en estado de disponibilidad o de vulnerabilidad y las conquistan fácilmente. Todos nos hemos preguntado alguna vez por qué todas estas parejas ocasionales no les basta, por qué necesitan involucrarse con personas que quieren relaciones profundas. Debemos recordar que estos individuos obtienen placer desarmando a su pareja, atacando su identidad y su autoestima. Cuando logran controlarla a través de un falso amor les hace creer que el vínculo de dependencia  en relación con ellos es irreemplazable y que es la víctima quien lo quiere así. Los sociópatas pueden apasionarse con una persona, una actividad o una idea, pero estos destellos son muy superficiales ya que al no tener emociones y al no poder vincularse desde los sentimientos con nadie, pierden interés rápidamente.

Seguir leyendo Las personas casadas son muy atractivas para psicópatas y narcisistas

EL ABUSO DE DEBILIDAD. Entrevista a MF Hirigoyen

“Nuestros hijos aprenden que hay que seducir, hacer trampas y mentir para tener éxito”

La psiquiatra considera que cada vez hay más ‘personas perversas’ y analiza los motivos del abuso de debilidad

Marie France Hirigoyen L
Marie France Hirigoyen L

Seguir leyendo EL ABUSO DE DEBILIDAD. Entrevista a MF Hirigoyen

El perverso destruye con sonrisas. Entrevista a MF Hirigoyen

Marie-France_Hirigoyen
Marie-France_Hirigoyen

 

Entrevista a la psiquiata Marie France Hirigoyen

 

Entrevista a la psiquiata Marie-France Hirigoyen, a cargo de Ima Sanchos, publicada en La Vanguardia, el 4/11/2001.

 

 

En “El acoso moral” definía al perverso: individuos ávidos de poder y sin escrúpulos que utilizan a los otros para ascender.

Sí, gente sin sentimientos que acosa sistemáticamente a sus víctimas por medio de alusiones, descalificaciones y desprecio. Son seductores y destruyen con sonrisas, jamás se enfrentan directamente.

Seguir leyendo El perverso destruye con sonrisas. Entrevista a MF Hirigoyen

Los desmanes de un narcisista

Lo que leerán a continuación es un reportaje publicado en el periódico El País el 11 de mayo de 2007, pero que aún tiene vigencia y puede ayudarnos a comprender el narcisismo.

-.-.-

Es una enfermedad psicológica individual y cultural cuyas víctimas, más que los propios afectados, son las personas que se relacionan con ellos. Según el mito, Narciso era un bellísimo y vanidoso joven de quien se enamoró la ninfa Eco, a la cual despreció. El dolor por este gesto fue tal que a Eco se le rompió el corazón y murió. Por haberla tratado con tanta crueldad, Némesis, la diosa de la justa revancha, castigó a Narciso haciendo que se enamorase de su propia imagen. Un día, al hallarse inclinado sobre las aguas de un lago, vio su imagen reflejada y se enamoró apasionadamente de su propio reflejo. Embelesado en la contemplación de su propia imagen, al intentar acariciarla, cayó al agua y murió ahogado, convirtiéndose entonces en una flor, el narciso.

Seguir leyendo Los desmanes de un narcisista

Preguntas a un narcisista

¿Sospechas que tu pareja es un narcisista? ¿Se comporta de manera cruel, degradante y quieres entender por qué? ¿Todavía te encuentras en la etapa en la que te preguntas si hay esperanza de un futuro mejor con ellos? ¿Sueñas que con el tiempo él/ella verá el error de sus comportamientos y te pedirá de rodillas que lo/a perdones?

Bienvenido a la mente del narcisista. Aquí, hemos tomado siete preguntas comunes que nos hacemos todos los que fuimos víctimas y hemos tratado de responderlas desde la perspectiva del sociópata recolectando testimonios de terapeutas que los trataron.

Seguir leyendo Preguntas a un narcisista

Hijos y parejas del psicópata. Conferencia del Doctor Marietán

Dr. Hugo Marietan:

 

“Un gusto que hayan venido a esta charla sobre psicopatía, mi nombre es Hugo Marietan. Yo que hace varios años estoy trabajando en el tema de la psicopatía, me doy cuenta, ahora caigo en la cuenta de por qué son pocos los psiquiatras que se dedican a la psicopatía. Es un tema altamente tensionante , los resultados a veces son muy esforzados. Todo el tema de la psicopatía, el psicópata en sí, lo que rodea al psicópata, la complementaria, los hijos, tiene un dejo de cosa truculenta, y a veces de siniestra. Por sobre todas las cosas, siempre sale de lo normal, entonces uno tiene que hacer, en tanto terapeuta un esfuerzo enorme para sacarse todos los clisés de la forma que tenemos nosotros empática al tratar con pacientes habitualmente con problemas del tipo neurótico incluso los psicóticos, con problemáticas del tipo familiar pero que nunca salen de lo común que pueden exagerar hacia un bando o hacia el otro, pero siempre se mantienen dentro de un rango de lo normal.

Seguir leyendo Hijos y parejas del psicópata. Conferencia del Doctor Marietán

Los efectos de la conducta narcisista adulta sobre los niños

 Escrito por Genevieve Van Wyden |

Traducido por Andrea Galdames

Los hijos de padres narcisistas viven en un hogar caótico culpa del padre narcisista que quiere todo. El padre quiere admiración, amor y reconocimiento, todo ello a expensas de los niños. El padre narcisista quiere que sus hijos lo llenen de amor. Si no cumplen con las normas que ha establecido, el padre ataca posiblemente con abusos verbales y/o físicamente. Las secuelas son para toda la vida.

Los niños son culpables ante la sociedad

Un padre narcisista es muy capaz de presentar más de una cara a su familia. En casa, él es el padre exigente, esperando que sus hijos lo admiren todos los días. Sus hijos nunca saben con cuál de las caras están interactuando. Podrían recibir una sonrisa o un reto para recordarles su lugar en la familia. En casa y en público, los hijos de un padre narcisista “reflejan” lo que el padre quiere: una “familia perfecta”, perfección, obediencia y ya que los niños no pueden ser perfectos todos los días, fallarán ante sus padres. Una vez que fracasan, deben pagar las consecuencias. Peor aún, los niños no saben de un día para otro lo que su padre va a querer. Viven con miedo y confusión, de acuerdo con Beth McLarnan de la Escuela de Graduados Adler, autor de “Hijos adultos de Padres narcisistas: Los Ecos”.

Los niños se vuelven narcisistas

Seguir leyendo Los efectos de la conducta narcisista adulta sobre los niños

Perspectivas para los hijos de padres narcisistas y psicópatas

Queremos hoy dedicarnos a los hijos de narcisistas o psicópatas, victimas silenciosas de un abuso invisible pero debilitante. Hay varios escenarios posibles en una familia en la cual uno de los padres tiene estos desórdenes de personalidad. Sin embargo nos enfocaremos en dos de los más probables: el cónyuge sin el desorden se da cuenta del abuso, se separa y trata de que el padre/madre  sin conciencia no afecte la salud emocional del niño; o el cónyuge sin el desorden no logra reconocer la situación patológica y tratan de adaptarse a los designios del psicópata o narcisista.

Seguir leyendo Perspectivas para los hijos de padres narcisistas y psicópatas

El abuso cibernetico: psicópatas y narcisistas en red

acoso cibernetico 5El abuso psicopático y narcisista lamentablemente ha llegado a la red. Se trata de una cultura que abraza el placer sádico obtenido de la desgracia ajena. Cyber acoso, cyber bullying, trolling, suplantación de identidad, hombres que se hacen pasar por colegialas para enamorar niñas, mujeres que se hacen pasar por hombres para enamorar hasta la locura a otras mujeres (puede buscar en YouTube el especial de Dr. Phil con tres mujeres engañadas online por quien creían era el amor de su vida y terminó siendo una mujer psicópata que se burlaba de ellas), abusadores que enamoran a sus víctimas y les piden sexo virtual imágenes que registran y luego cuelgan en sitios de pornografía, o que les piden dinero para viajar a conocerlos. Todos producen el mismo daño, o incluso más, que en relaciones cara a cara. No olvides que al no poderlo ver, proyectas tus buenas cualidades en ellos y no logras ver ciertas señales físicas o verbales que podrían delatarlos.

Seguir leyendo El abuso cibernetico: psicópatas y narcisistas en red

Violencia Simbólica

guanajuato grill 1 violencia simbólica

La violencia simbólica contra las mujeres está constituida por la emisión de mensajes, iconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación que naturalizan o justifican la subordinación y la violencia contra las mujeres en la sociedad. Son muchos los mensajes que se transmiten en este tipo de violencia, entre éstos se pueden destacar tres:

1) el desprecio y la burla por lo que son y/o hacen las mujeres;
2) el temor o desconfianza por lo que son y/o hacen las mujeres, y
3) la justificación de la subordinación femenina y /o de la violencia contra las mujeres.

Seguir leyendo Violencia Simbólica

Depresión

DEPRESIÓN

Causas, Síntomas y Tratamiento

Dr. Joseph M. Carver, Ph.D., Psicólogo

Introducción:

La depresión es, quizás, el problema más común de todos los problemas de salud mental, y en cierto grado, hoy afecta a uno de cada cuatro adultos. La depresión es un problema del estado de ánimo de las personas, en que se describe como un sentimiento de tristeza, desasosiego, malestar o depresión. Mientras el estado depresivo está presente, las evidencias también están presentes, reflejando los aspectos neuroquímicos o de la “química del cerebro” que caracterizan a la depresión. La persona deprimida experimenta una concentración o atención deficientes, pérdida de energía, pensamientos acelerados o preocupación, trastornos del sueño o del apetito, y otras manifestaciones físicas. Cuando estamos en presencia de este diagnóstico, el individuo exhibirá al menos cinco de los siguientes síntomas, durante los periodos de depresión:

Seguir leyendo Depresión